Aerofobia

el asiento se retrae,
mi mente en blanco
se aferra a quién fue,
a las memorias vividas

los oídos se me tapan,
intento soplar a través
de ellos, no funciona,
morir es eminente

mas, en contra de lo previsto,
hallo estabilidad en el cielo,
mi ansiedad se reconforta,
al menos, hasta el siguiente vuelo

Amarat

Intensamente

Si río, río mucho,
con carcajadas y ruidos molestos,
río por horas hasta no parar,
hasta que duele, pues indispensable la felicidad 
si lloro, lloro un tantito más, 
porque lloro por la estadía, la estación que se nos va,
lloro porque la tristeza también se debe escuchar,
lloro y es que, ¡soy humano! 
 
Amo vivir con intensidad; sentir el cosmos, mío;
amo abandonarme en la brisa del mar,
en la mirada cómplice de un amigo,
en la ventana de un bus diario,
en el olor despistado de 1 segundo,
soy un individuo viviendo de más,
abrazando y embrollándose de más,
gozando cuando puede, preocupándose si tiene 
 
y sí, soy yo y ando viviendo a todo dar, 
poniendo mi atención en sutilezas,
en fotografías perdidas o cortesías a olvidar,
concibo en carne viva, el malestar de miles,
el gozo de respirar, de yacer consciente, 
estoy viviendo con lo que se puede 
y estoy tratando de amar un poco más,
que si te atreves, el absoluto podremos alcanzar

Amarat

Viajemos

Viaje interestelar, a través del espacio, a través del arte;
donde eres un instante y forjas tu historia con pasión,
un viajecito de la juventud, de los que jamás escapas,
nde la impresión varía al punto de dudar la existencia,
dónde llegas a cuestionarte los por qué de los porque,
haciendo hasta del sufrimiento: lo entrañable, lo real,
un período que es más si lo sabes captar en su totalidad;
tú y yo, en esta paradisíaca esfera que una mente perdurará 
 
para constituir parte de un vídeo, de una gran leyenda,  
una experiencia m á g i c a p  é  i  a ,
un cuento de no acabar,  esos, de un día repentino
que compartes en complicidad, con quién te resulta especial,
un recorrido a través de los sentidos u otra actividad sensorial,
un viaje que da giro a la forma de mirar, a la forma de recapacitar,
de los que no puedes volver, de los que, no quieres volver
porque te abren nuevos universos (antiguas visiones)
tornando el momento en particular e intrapersonal 
 
trasladémonos a una montaña imaginaria, 
pasemos un minuto -de los que desperdiciamos 
viviéndo en una isla, como si no incumbiera más,
hagamos como si fuese sólo este intervalo,
-ojalá lo sea- así valoraríamos el respirar, 
la lluvia, la estimaríamos con autenticidad; 
viajes, de los que aprendemos de más,
¿Qué dices, retomamos el viajar? 

Amarat