Calabozo 1106

Mi boca, esa cárcel a la cual
van a perecer mis pensamientos,
mis dientes, barras que aprisionan conceptos, 
librando, únicamente, los admisibles 

mi lengua es el azote que
castiga la pureza de mi mente,
poniéndole filtros
y restricciones

condenando mis ideas
a impetuosos movimientos,
que las desprestigian,
que las degeneran

mi boca, una prisión, una celda
mis labios dos guardianes
que imponen y disponen
de mis pautas

mis incisivos chuecos son la secuela
de mariposas en mi estómago
que cavando estas ranuras,
de cuando en vez, escapan

pues no hay reclutas
ni soldados tiesos
que retengan el vuelo
a palabras insensatas

Amarat

https://www.facebook.com/Cosmonautaliteraria/

Ps: Este poema es acerca de lo mucho que me cuesta costaba decir lo que pienso, solía evitarlo para no ofender a otros, eso esperaban de mí, al ser una “señorita” debía morderme la lengua y eso hice (traté) pero al final, las ideas propias se me salían de entre los dientes. Palabras insensatas les dicen algunos 😉 

calabozo-1106

Anuncios

Fue

Estaba hecha de problemas
como la luz que besa las tinieblas
o la cara de un perro sediento que
intenta una especie de fotosíntesis
con su lengua saboreando el aire

Era como despertar borracho, sin
saber en qué día estás o en dónde
o, a veces era la risa de la infancia,
el recuerdo precoz de los padres,
que compartimos, abrazándonos

Era como la brisa del mar a las 5
de la mañana en horario de trabajo
o, como el vaho que emiten las lomas
en una madrugada de abundante lluvia,
cuando al césped se le crispan las hojas

Era un cuarto sin focos o lucernas,
en el que nuestros resuellos se cobijaron,
la noche en la que vi tu alma esmeralda,
en donde pretensiones se desvanecieron,
en donde alcancé a ver tus pensamientos

Era un lugar, era una persona,
que sabía el escondite del petirrojo
que ha jugado a acariciar la muerte,
que sabía algo que nadie ha visto,
que lo sabía, pero que lo ha olvidado

Amarat

Agujero Negro

Hablaré del agujero negro que
en mi pecho ha erosionado,
hambriento consume 
uno a uno, mis órganos

Escribiré tal vez que
la mezcla de soledad y orgullo
me han dejado inestable,
contando los muertos

Imaginando las idas y vaivenes
del espectro que se marcha,
sí, te vas y arrasas con todo,
incinerando las memorias

Plasmaré en pocos versos
la fugacidad del multiverso
que se asemeja a deseos
escondidos del ayer

Fuerzas gravitatorias
conspiran contra mí;
quedo acunada en medio
de este agujero negro sinfín

Amarat

Oasis

Ráfagas de dunas diluidas
nos obligan a cerrar los ojos,
ramos de palmeras entrevén
un oasis que perjura cautivar
al errante con su voz de sirena,
llamando desde dentro del lago,
llamando con un coro envolvente

transeúnte, asoma a investigar
sobre lo prohibido –o perdido-
él ronda los mantos de arena
y aúlla tras las sombras que
quedan, tras exterminar al sol

quédate, el paraje de ventiscas
arrullará tus veladas con danzas
de tierra, adornará con vino tinto,
la furia que, de a pocos se acorrala
más y más, detrás de las montañas

Amarat

Soledad

Echados, en el mismo colchón
es cuando más te siento ausente
somos dos buques
marchando a la deriva

Devastando todo,
naufragamos, juntos,
directo hacia el olvido,
huracán que nos digiere

¿Cómo permitimos esta situación?
Quédate colgado en mis hombros
se esfuman tus manos en mi cintura
se van como los cerezos en el otoño

Nos adentramos a las marianas
son aguas profundas
nos mantienen sin aire
¡Suelta el ancla, ahora!

Formaciones rocosas te ocultan
te veo, pero no logro tocarte
un iceberg se interpone
mis pies no saltan

Así partimos, tesoro,
¡cómo he de extrañarte!
no sé cómo expresarlo
ni si tomas nota cuándo

porque, ya ves,
estás a mi lado
y así, acompañados,
la soledad es muy grande

Amarat

Pienso

Pienso, la verdad indiscutible por la que parte Descartes:
Pienso, luego existo; luego soy, luego desaparezco,
me sumerjo en mis adentros, reflexiones me llevan lejos,
impulsos eléctricos que despegan mis pies del suelo,
que me empujan y me transportan al multiverso añorado;
cuando entre tanto, el espacio se divide en partículas microscópicas que
componen galaxias, estrellas, microorganismos con vida o restos de ella,
divago… deambulo, mi pensamiento se torna sombrío como certero :
somos nada, somos uno, una casualidad entre trillones

energía creciente que forma universos paralelos,
tan   a n ó n i m o s   como nuestro   u l t e r i o r,
probabilidades, oportunidades, depende del ángulo focal,
del filtro que nos ponemos al ver, como quién pasa a mirar;
pienso, pienso mucho, requiero un por qué y un para qué,
mientras ideas surgen innatas como huella del infinito estelar,
como si alguna célula en mí lo supiese desde de siempre,
como si estuviese impreso en alguna parte, de cierta forma
Pienso, luego existo ¿O existo y por ende pienso?

existo, siento ¿o es un parecer? una distracción de “La mátrix”
nuestras percepciones nos restringen, las falsas creencias,
la incrédula fe de creer que somos los elegidos,
la ignorancia de suponer que estamos solos,
en este ámbito consumista que aleja la autenticidad
que esperamos desde el inicio de la era, desde la razón;
y qué será, qué será, no cesan mis ansias de cuestionar,
porque pienso, siento, soy y es esa la sociedad salvada
los que sienten, piensan, s o n. 

Amarat

(Este poema lo escribí en el 2012, leía sobre Descartes y cómo su pensamiento fue aplazado por nuevos filósofos -como Spinoza- y me quedé pensando, en la evolución de las teorías, qué mágico resulta el cuestionar)

REMINISCENCIA  

Sonido a melancolía 
envuelve fantasma
con los colores
que nos rodean

al fondo, arrebol
por desaparecer;
en esa deserción:
el frescor del delirio

en esa falta
la pasión
del mañana,
los que esperan

en este minuto
ato cada posibilidad
siniestro la casualidad
valoro nuestra brevedad

luz en moléculas de hidrógeno
se renuevan en un rayo
que se esfuma

¿Qué es existir?

momentos
que se irán
como un día
el sol lo hará

Amarat

Adiós

Crisantemo dorado,
distante,
no volveré a verte florecer
mi bahía no resguardará tu crecer  

Otros serán los visitantes
de tu trascurso
otros serán los lirios
que te rodeen  

Oh crisantemo mío,
no adornas más mis tardes,
te arranco de mi jardín secreto
me revuelco en la tierra ausente 

Podrido,
el campo humeante, vacío,
te digo adiós
con un beso en la frente

Amarat

img_2377

General Sherman

A las rodillas del tallo
de un arcaico árbol
he venido a apoyar
las vértebras

un martes
mientras regreso
del mercado  

Reposo mi andar
en sus raíces
mi espíritu se calma
abalanzado por ramas

acariciado por hojas,
se calma como el
llanto de un niño

Su tronco de madera oscura
me columpia revelándome
a fieras pasadas
-distrayéndome-

con frutos redondos,
calma el lamento;
al menos por ahora

Amarat

img_2228

UN PAR DE OJOS TRISTES

los ojos tristes de un animal
que transita las calles de Lima 
buscan en mis ojos, con miedo,
la bondad de la humanidad 
de la que ha oído hablar

pero mis pasos aprisa 
siguen de largo en la vía 
y mi aura de problemas 
se retuerce con apatía 
volteo, ha caído la mirada

ha perdido la esperanza
entre la multitud que la apaga
mi rutina no me permite retornar
me subo al bus y lo veo retirarse
cansado, soy una más que se aleja

me sumerjo en pensamientos
mas, mi inconsciente lo evoca
se cuela en mis memorias
sus huesos desahuciados
por el hambre corrosiva

este planeta no da abrigo
ni a bestias ni a humanos
y como él, mil otras caras
de animales, que no son sino,
el rostro de nuestra indiferencia

Amarat

 

img_1078