UN PAR DE OJOS TRISTES

los ojos tristes de un animal
que transita las calles de Lima 
buscan en mis ojos, con miedo,
la bondad de la humanidad 
de la que ha oído hablar 
pero mis pasos aprisa 
siguen de largo en la vía 
y mi aura de problemas 
se retuerce con apatía 
volteo, ha caído la mirada

ha perdido la esperanza
entre la multitud que la apaga
mi rutina no me permite retornar
me subo al bus y lo veo retirarse
cansado, soy una más que se aleja
me sumerjo en pensamientos
mas, mi inconsciente lo evoca
se cuela en mis memorias
sus huesos desahuciados
por el hambre corrosiva
este planeta no da abrigo
ni a bestias ni a humanos
y como él, mil otras caras
de animales, que no son sino,
el rostro de nuestra indiferencia
Amarat

Tormenta

Tengo noches pésimas
en las que mi compañía
se acaba a sorbos

en las que podría
echarme llave
en una torre alta

noches solitarias
como el alma que
deambula en pena

noches silenciosas
capaces de arrancar
una lágrima a Dios

Diosa que lucha
para no desvanecerse
ante soplos forasteros

ya llega la tormenta
ojalá esta se pase sin
muchas vidas a su cuenta

Amarat

Peripecias de un juego de amor

Escondí mi corazón 
en algún estante 
de tu alcoba 
 
lo dejé entre cuadernos 
debajo de tu escritorio 
entre el polvo y el bong 
 
Entra, no temas, 
búscalo vendado 
con ambas palmas 
 
da un vistazo 
con el olfato 
tibio, frío, casi 
 
encanto, dime,
¿lo hallarás a
estas alturas?

Amarat

Rompiendo

Un infinito de posibilidades se te abre de par en par,
por un talento innato como desconocido, 
nociones que van contra tu programación de hombre perfecto, 
lucen más tentadoras ahora que la enfermedad te persigue,
no hay mucho que desaprovechar,  
la ocasión de convertirte en alguien -de salir del montón- 
comienza a saciarte de poder,  
comienza a satisfacerte como nada antes 
 
ya no eres a quien asaltan desapercibido, 
comienzas a notar, que eres tú el peligro,  
que eres tú al que temen y respetan,
dejaste de ser un individuo moral inmerso en las doctrinas diarias, 
te miraste al espejo, preguntándote: ¿por qué no? 
te colmaste del espacio que terminó por contaminarte,  
que te dejó desnudo y sin hogar,
abandonaste la trayectoria, la razón,  
la ambición se apoderó de ti 
 
cual perro hambriento que mata por comer, que mata por placer, 
te dejaste yacer en la riqueza fútil,  
finalizando con la simplicidad de los desayunos,  
modificando tus objetivos por lo que la industria quiso de ti: 
un sujeto despiadado, apto de cualquier acto ruin; 
maniobraste y maltrataste,  
aún en tus acciones, observamos  
tu curiosidad tardía por lo restringido 
 
un hombre al que la muerte espera y ya no teme,  
un hombre al que le negaron palabra cuando joven, 
al que le exigieron optar por el bien,
llenándole de tabúes, que vienes a enfrentar, 
un hombre, únicamente eso,  
en su más nefasta humanidad,
y pues, en cada historia se paga el daño ejercido, 
a ti, no te quedaba vuelta atrás, 
probaste del cielo quedándote sin respiro 
 
tuviste que reponer tremenda cuota de libertinaje, 
redimiéndote a tu manera atípica, aceptando consecuencias, 
retornando un poco de las almas que robaste,
-a pesar de eso- eres tú lo que nos evoca, 
que lo bueno puede esconder lo malo  
y que en lo malo, logras encontrar bondad 

Por eso, te echo de menos,  
cada que te pienso,  
Walter White. 

Amarat

Poeta

Maldito Pablo,
que con tus versos 
me condenaste a amar,
te proclamo insensato
porque me enamoraste 
como a cien mil mujeres,
con letras de cariño falso 
 
Aquellas que aspiré 
hasta hartarme, hasta arrojar, 
hasta que mi nariz sangró sin parar,
por no poder retener en mi cuerpo 
ni una pizca más de ese reciclaje,
de palabras que suenan bonito 
pero que no contienen mensaje 
 
te expongo porque te quise, 
a ti y tus promesas ligeras 
de una fantasía barata,
a ti y tu efecto sinestésico, 
te maldigo, Neruda, con el 
hechizo de la revuelta de brujas, 
que miles como tú no vieron venir

Amarat

No te amo

no te amo, 
sin embargo, 
estoy llorando 
 
recreando alboradas 
reconstruyendo el castillo, 
qué es lo que extraño de ti 
 
no entiendo  
cómo aún hieres, 
sé que ya no estás 
 
no hay regreso 
ni poemas que  
acompañar 
 
he borrado canciones; 
sin embargo logras colarte 
como un gusano en la manzana 
 
esa minúscula grieta 
colapsa el tanque 
que se resiste a abrir 
 
pero es tan pequeña 
que no lo nota, hasta  
que un sábado explota 
 
doblo la esquina de la hoja 
para resaltar ese pasaje 
enmarco tu retrato 
 
le prendo fuego 
le tiro agua hirviendo 
y aún no lo consigo 
 
qué hago si no te olvido 
qué hago si no te amo 
¿cómo sobrevivo?

Amarat

No tienes cabida

Hay corazones trasparentes
como el canto de un ruiseñor
ellos, por contrario al anhelo,
no fueron hechos para este orbe
lo corroboran las prontas partidas,
un corazón cuyo amor es fuego vibrante
no le pertenece a la jerarquía en Tierra

esta cárcel circular que habitamos
es sólo apta para quién sobrevive
para quién manipula alientos foráneos;
no para aquellos que no ven la inmundicia
la fase decrépita en la que nos hallamos,
no, sus ojos fueron sellados,
preservando su inocencia
con bendita ignorancia

sus días fueron desborde de felicidad,
hasta el último de ellos fue matizado
con aprecio sincero por la humanidad,
ellos no vieron los hilos que nos jalan
ni sufrieron la derrota de sus sueños
¿hay acaso algo más puro que eso?

ven, alúmbranos un rato
con tus gratos recuerdos,
que el sendero se complica
o lo enmarañamos nosotros,
al decidir hurgar en los intestinos
de un monstruo llamado sistema
¡oh, luminoso ser ido! que tu fe
se me contagie con un canto

que, por lo menos, uno de nosotros,
descansa ya de la voracidad que rodea,
que, por lo menos, una de nosotras
se convertirá en polvo estelar,
mantente luz, ente pasajero,
y al menos de vez en cuando,
ven e iluminamos un tanto

Amarat

Salidas

Estoy haciéndome líos, lo sé, 
pero has salido con esa chica,
no es que no puedas, no estamos 
no es que lo hagas, es que lo creo 
 
¿o lo deseo? Quizá lo ambiciono 
así tengo excusas para odiarte, 
insisto en pensar en ello, en … 
cómo te la coges ¿lo haces? 
 
no respondas a eso, o sí, 
dime ¿quién te gusta más? 
es acaso suave ¿gentil? 
o te golpea ¿te domina? 
 
¡Carajo! Lleno mi cabeza 
con imágenes pornográficas 
no me importa, en serio, no, 
incluso, me sentiría mejor, 
o al menos, eso pretendo 

Amarat

Sucesos

barranco.png

años no pensaba en ti, dulce agonía de verano
hoy camino sola por las calles de Barranco
hoy camino sola y no hay nadie alrededor
no hay desconocidos a los cual saludar
ni amigos ni palomas que se dejen oír
saben que anda la sombra indagando memorias
ellos lo saben, por eso no se presentan ante mí,
no hay aromas; ni árboles se mueven al compás

Nadie quiere recordar. Todos quieren olvidar.
ninguno anhela inconsciente ser parte de una foto
yo, lo contrario; autopista en círculos sin salida visible
¿a dónde me llevan mis pies? ¿a dónde me llevas vida?
quiero saber, inquiero respuestas y uno que otro tesoro
al parecer tu reaparición misteriosa trastorna mi mundo
y mis ojos entreabiertos empiezan a soñar
a descubrir otro modo de mirar, de pensar

una bicicleta que gira y gira
un arlequín que ve, que audita en silencio
me sonríe a lo lejos, me sonríe, luego llora
una caminata aparentemente larga, aparentemente corta
me lleva hacia ti y me encuentro en las vías del pasado
cuando hojas caían dejando espacio a las que vendrán
donde niños reían y la alegría no era ilusión a alcanzar
te veo, te veo cerca, te veo borroso, pero te observo

deseo abrazarte, abrazas a alguien, no esperaste por mí
un gato maúlla, un ratón corre, confusiones persiguen
aun en hoy, las heridas duelen, las heridas sangran
¿acaso, niña, es lo que querías?
recordar, llorar y por ende, aspirar
él no volverá por ti, tú no irás tras él
el arlequín no reirá, el gato no volverá a maullar
distrae tu mente, pisa firme, con la cabeza en alto

el tiempo pasado no es mejor, te aguardan vivencias
abandona cada vínculo, mira tus palmas ¡mírate!
este es el presente, sobrevive a él, ahora,
es la cuota que injustamente pagarás,
la historia que buscaste sin querer queriendo
no hay atrás, esto es lo que toca y nada más,
date ánimos, únicamente tú lo puedes afrontar

Amarat

Museo

museo .png

me ha quedado entre dientes 
el sabor de tus besos humo 
se han quedado delineadas 
tus huellas en mi espalda 
 
en mis entrañas yacen 
las bacterias de tu boca, 
en mi vientre late tu huida, 
en mi pómulo lágrimas caídas 
 
que, si miro con microscopio,  
apuesto, me he apoderado 
alguna de tus células 
o micro partículas  
 
mi cuerpo es el museo 
de tu cruce en mi vida 
la costra de las heridas 
las marcas de las risas 
 
cicatriz de compañía 
te llevo tatuado sin tinta 
el camino hacia el nirvana 
cuyo senda extravié (sin notarlo)

Amarat