Hincapié 

Despacio, despacito 
casi, casi, imperceptible 
Se apropian de tu entidad, 
cual juguete en un estante, 
planean, deciden, 
escogen por ti  

¿Cómo será tu existir?
¿Qué atajos has de seguir?
¿Por qué dejarlos?  
Y contentarlos, si al menos,  
la existencia imposible
 les puedes hacer

Amarat

Tonalidades

No me pongas un color 
mi piel abarca cada gama 
es tan clara como mis palabras 
y tan oscura como mis instintos 
 
es tan mestiza 
que te lleva dentro 
a ti, Tierra y 
sus habitantes 
 
mi piel  
únicamente tiene matices 
entre luces fluorescentes 
o iluminación a luz de vela 
 
mis pigmentos, de ti se burlan 
pues en ellos 
ves la diferencia 
mas no la indiferencia que conllevan 
 
y si andas pendiente de ellos,
vete, vete lejos que
nuestros colores
 
no te necesitan

Amarat

Realidad

La realidad de lo que vemos es un 
efecto secundario de las córneas,
no está ahí ni en una cuarta parte,
es una alteración imperceptible 
 
un paralelo al multicosmos 
que recreamos ‘n’ veces, 
por lo que nos enseñan 
y lo que logramos apreciar 
 
defecto de normalidad injerto 
en nuestra médula, tanto que, 
se juzga y prohíbe en base a  
ella, pero, ¿qué es lo normal? 
 
¿Qué es la realidad? 
Lo que vivo en 4 paredes 
o la guerra en Siria 
¿qué es lo real? 
Mi conexión a internet o 
lo que pasa en la deep web 
 
¿Qué es el bien o el mal? 
Robar para comer, catolizar para mentir 
¿Hay límites? Si el universo no los tiene 
 
¿Qué diferencia a un humano  
de un meteorito inhóspito?
¿Qué nos diferencia de las bacterias?
o las plagas que se multiplican sinsentido 
que arrasan con lo gentil que queda 
de esta atmósfera salvaje 
 
porque es distinto ¿cierto? 
¡claro que no! si lo percibimos 
-a salvo- desde Plutón, pues 
si de realidades hablamos, 
esta es la situación de Tierra:
la estamos asesinando como un 
streptococcus pneumoniae a un pulmón

Amarat

Qwerty

La era tecnológica ha arribado,
nos ha asaltado progresivamente,
se ha acoplado en nuestros trabajos 
 
nuestro comunicar, en nuestros hogares, 
amenazando con robar papel trazado a mano, 
alardea el fin de la comida elaborada o del teatro 
 
pretende entrar en nuestros cuerpos 
en órganos impresos o brazos robóticos,
incluso ahora me roba versos de lapicero 
 
supongo que lo que importante 
es ser responsable y la utilidad del medio,  
digo, genial mientras no seamos su instrumento 

Amarat

Libertad

No sabemos -de hecho- lo que eres,
concepto inefable puesto en palabra
¿Dónde será que te obtengo?
Quizá en campos de la infancia
entre montes de mi hipotálamo

No, no tienes cabida en este plano,
sin embargo, libertad, sin embargo,
te siento en esta grieta en la que
me arropo a diario, para darme
espacio, resguardo del tiempo,
que no mide el cómo pasa

Libertad

¿Será que nacemos contigo?
o que si quiera te conocemos,
o es que nos fuiste arrebatada
incluso antes de poder palparte,
por qué te siento jaula en pecho,
tu anhelo me instiga a perseguirte
como un buitre rondando la muerte

Mis ojos cerrados te oyen susurrar,
vuelcas en mí el sabor a esperanza
con esa sonrisa que compartimos,
te observo en una caricia solitaria 

Estás aquí, en calles del Centro
cuando la tomamos cientos,
reconquistando derechos;
eres paraíso en mi pensamiento
el sueño de América, que no me vendieron
pero que hallo en el accionar fuera del guion
preestablecido -por autoridades extranjeras-

Libertad

Tal vez, eres un querer errado
que no nos han ni enseñado
porque nos vendaron párpados
(y manos) quizá no te conozco,
aunque eres inherente al alma,
a lo mejor, si cerramos los ojos,
bien, hagámoslo ahora que quiero oír
el silbido de aves que habitan tus pulmones,
el canto de las sirenas que habitan tu garganta

Libertad, crisálida prometida,
sólo podré sentirte en la brisa,
en el intermedio de mis hemisferios,
no eres algo que halle en concreto
sino una vibración de mi epidermis,
eres un agasajo para mi cerebro,
la pausa entre realidad y fantasía
¿Será que dejarás de ser utopía?

Amarat

Jilguero

Canta jilguero,
vocaliza en mis oídos,
arrulla mis neuronas,
acaricia el centro
de sus núcleos 
 
haz música para mí  
que recién despierto,
al unísono de la lluvia, 
vamos ¡toquen para mí!  
qué deleite es esta melodía;
naturaleza sobreviviente al asfalto 
 
son estos privilegios 
de los que nos faltan,
para recobrar misericordia,
para agarrar fuerzas,
para iniciar la partida 
 
¡Oh jilguero mío! 
no calles tu canto por  
edificios en construcción,
oh, jilguero mío, ojalá otros 
te conservasen de la polución,
quizá si compartieran esta visión 

Amarat

Viajemos

Viaje interestelar, a través del espacio, a través del arte;
donde eres un instante y forjas tu historia con pasión,
un viajecito de la juventud, de los que jamás escapas,
nde la impresión varía al punto de dudar la existencia,
dónde llegas a cuestionarte los por qué de los porque,
haciendo hasta del sufrimiento: lo entrañable, lo real,
un período que es más si lo sabes captar en su totalidad;
tú y yo, en esta paradisíaca esfera que una mente perdurará 
 
para constituir parte de un vídeo, de una gran leyenda,  
una experiencia m á g i c a p  é  i  a ,
un cuento de no acabar,  esos, de un día repentino
que compartes en complicidad, con quién te resulta especial,
un recorrido a través de los sentidos u otra actividad sensorial,
un viaje que da giro a la forma de mirar, a la forma de recapacitar,
de los que no puedes volver, de los que, no quieres volver
porque te abren nuevos universos (antiguas visiones)
tornando el momento en particular e intrapersonal 
 
trasladémonos a una montaña imaginaria, 
pasemos un minuto -de los que desperdiciamos 
viviéndo en una isla, como si no incumbiera más,
hagamos como si fuese sólo este intervalo,
-ojalá lo sea- así valoraríamos el respirar, 
la lluvia, la estimaríamos con autenticidad; 
viajes, de los que aprendemos de más,
¿Qué dices, retomamos el viajar? 

Amarat

Sin educación

Me educaron para ser femenina y guardar prudencia 
dijeron que si cosas no me gustan, las debo de aguantar 
que si estoy mal, no lo muestre, que sonría y me las dé de perfecta 
ropa limpia, falda larga, cabello impecable y poco maquillaje en la cara 
cubrieron mi piel para evitar tentaciones (me  prohibieron  tenerlas) 
me contaron que no me corresponde dar  la iniciativa 
que buscar a un chico en su casa, no es de señoritas 
me  enseñaron  a  preocuparme  del qué  dirán,  
a  estar   pendiente   de   sentencias   externas 
al parecer, estas me definían, de cierta manera 
 
Me enseñaron a tejer, a bordar y a cocinar 
para convertirme en esposa, sino ¿quién me pretendería? 
me instruyeron comportarme amable y consentir, para así, 
evitar el trágico destino de la tía sin hijos  
me regalaron muñecas, para reforzar a la expectante madre 
me negaron prestársela a mi primo que quiso jugar con una 
me  atiborraron  de  Barbies  y  sus  implementos 
para que especulara comprar ropa y propiedades 
me dieron revistas, con ejemplos de mujeres que  
resaltan por  su físico, NO  su  intelecto. 
Me impusieron un  modelo  de  belleza  
para que me esforzara por caber en él 
despreciando a aquella que no lo hace, 
me dieron un rosa suave y a los chicos, un azul fuerte 
me educaron para ser princesa y esperar mi rescate 

no me dieron instrumentos para hacerlo yo solita 

me pusieron a dormir hasta la llegada del príncipe 
aquel que movería el universo por un beso mío 
me  hicieron  imaginar  perfección  garantizada 
llenándome de inseguridades en próximas relaciones 
‘quizá si no me baja la luna, no es amor verdadero’’ 
¿lo ven? nos  imponen  roles  que  crean  barreras 
a ellos que los hace verse dioses, o a nosotras, cenicientas 
 
Estudié en un colegio de mujeres y nadie mencionó si quiera  
a Mercedes Cabello de Carbonera o a Simone de Beauvoir 
ni la palabra  feminismo,  surgió alguna vez 
me hablaron de identidad, pero en la práctica,  
encontré  amonestaciones  y   oleadas  de   “no” 
me educaron para no refutar ni pensar disparejo 
para filtrarme como el común denominador 
derrochando la única biografía que poseo 

 
Me  hundieron  en   el   sistema   prusiano  
así    que    tuve    que    emerger   de    él 
mientras aún limpio sus restos y los rezagos que deja 
las  mil  etiquetas  que  aún  veo  en  rostros distantes 
de  quienes  me  juzgan   por  no  actuar  cómo  esperan,  
por no callar cuándo quieran, y la verdad, les soy sincera,  
no  hay  tiempo para  satisfacer  a  cualquiera 
únicamente has  de   ver  tu   historia   entera 
date cuenta que vale la pena  innovar la sociedad 
si eres parte de los que despiertan, comprenderás, 
puesto que  percibirás  el  llamado filantrópico 
de formar una comunidad de librepensadores 
que defienden la justicia, el amor y la equidad 
 
A todos nos han dicho cómo portarnos, qué deliberar 
encasillándonos  en  géneros o  por  creencias; 
sin embargo aportar a esta educación primitiva 
nos aparta como colectivo, volviéndonos egoístas  
que no meditan la repercusión de sus acciones 
 
A mí me educaron para ser un autómata, inanimado y vano, 
para  condenar  otras  maneras   de  reflexionar,   de  amar, 
para  acontecer  como una  oveja  extra  del  rebaño  sinfín 
mas, me alejé y vi qué requieren de mí: 

un   soldado    sin   razón    ni   pasión 

lo que hacen contigo, matándote por dentro,  
para que no te apetezca desarrollarte libre 
para que no lo desees ni causes problemas 
nos han educado para morir, ahora, pregunto: 
 
¿Los vamos a dejar? 

Amarat

(*A propósito del día de la mujer, y de la toda esta polémica que se viene dando en la educación, hay que recordar que es necesario educar para ser iguales, que lo que se nos es innato es nacer sin prejuicios y que estos solo los vamos adquiriendo en el camino… )

Poeta

Maldito Pablo,
que con tus versos 
me condenaste a amar,
te proclamo insensato
porque me enamoraste 
como a cien mil mujeres,
con letras de cariño falso 
 
Aquellas que aspiré 
hasta hartarme, hasta arrojar, 
hasta que mi nariz sangró sin parar,
por no poder retener en mi cuerpo 
ni una pizca más de ese reciclaje,
de palabras que suenan bonito 
pero que no contienen mensaje 
 
te expongo porque te quise, 
a ti y tus promesas ligeras 
de una fantasía barata,
a ti y tu efecto sinestésico, 
te maldigo, Neruda, con el 
hechizo de la revuelta de brujas, 
que miles como tú no vieron venir

Amarat

No tienes cabida

Hay corazones trasparentes
como el canto de un ruiseñor
ellos, por contrario al anhelo,
no fueron hechos para este orbe
lo corroboran las prontas partidas,
un corazón cuyo amor es fuego vibrante
no le pertenece a la jerarquía en Tierra

esta cárcel circular que habitamos
es sólo apta para quién sobrevive
para quién manipula alientos foráneos;
no para aquellos que no ven la inmundicia
la fase decrépita en la que nos hallamos,
no, sus ojos fueron sellados,
preservando su inocencia
con bendita ignorancia

sus días fueron desborde de felicidad,
hasta el último de ellos fue matizado
con aprecio sincero por la humanidad,
ellos no vieron los hilos que nos jalan
ni sufrieron la derrota de sus sueños
¿hay acaso algo más puro que eso?

ven, alúmbranos un rato
con tus gratos recuerdos,
que el sendero se complica
o lo enmarañamos nosotros,
al decidir hurgar en los intestinos
de un monstruo llamado sistema
¡oh, luminoso ser ido! que tu fe
se me contagie con un canto

que, por lo menos, uno de nosotros,
descansa ya de la voracidad que rodea,
que, por lo menos, una de nosotras
se convertirá en polvo estelar,
mantente luz, ente pasajero,
y al menos de vez en cuando,
ven e iluminamos un tanto

Amarat