Desobedece, a veces 

Mis padres han dicho que soy una desobediente
porque antes de acceder a sus mandatos,
he preguntado ¿por qué?
he refutado los estándares
quién determina qué experiencia gozar o no
(de lo que hace una nena o no)

y sí, quizá soy una insubordinada,
desubicada chica del siglo XXI (con privilegios)
que cuestiona ¿por qué actuar como el resto?
a actuar como le nazca a uno
quizá lo opuesto a los valores
a los parámetros de lo comercial
-existencia que se me hace natural-

y no insinúo obviar consejos, jamás; mas,
imponerse ¡no le permitas a nadie!
que en los retazos de libertad
que ‘lo civil’ nos concede
eres libre de ser quién desees
de vestir cómo quieres, de pensar cómo quieres
de gustar como quieras, de amar a quién quieras,

de cometer los mismos errores, siempre,
puedes alejarte de quién conozcas,
comer y beber lo que te plazca,
tú eres libre de vivir a tu manera
mientras no lastimes a cualquiera,
digo, vamos, aguanta, no cedas. 

Amarat

Anuncios

¿Qué decir de ti?

Qué decir de ti,  ojos color tiempo, cuando
las palabras marchan tras tus obras y
tú paciencia habla antes que tus actos
cuando no eres una imagen a calcar
sino una de la que aprender

has enriquecido mis días
con curiosidades inacabables,
de ti conservo abrazos y voces suaves
a la par de una que demanda mi juicio

Qué narrar de ti, padre,
he sido tallada de tus brazos
he sido extraída de tu corazón
para ser viva voz que clama justicia

de ti aprendí mi amor al prójimo
el desinterés al ayudar y el sacrificio
de entender más allá de nuestros límites
y vaya que tú y yo tenemos los nuestros

sabemos que varita no pisar
a menos que busquemos el incendio
aquel debate eterno de la sobremesa
que a cualquiera agarra desprevenido

tú me enseñas a defender mis ideas
a capa y espada aunque a otro moleste,
de ti, me llevo los días de camino al mercado
recolectando girasoles y enumerando mariposas
mientras escuchabas insensateces de una nena de nueve

No puedo darte más que gracias
y devolverte la cuota de escucha,
prometo re aprender de tus hazañas
porque como con una buena novela, padre mío,
De ti obtengo moralejas así sea la novena vez que te lea

Amarat

(En enero también es el cumpleaños de mi papá, y ya que le hice un poema a mamá, le tendía uno pendiente a él; mi relación con él es un tanto complicada, ambos tenemos pensamientos muy decididos y defendemos a muerte nuestras ideas -¡imaginarán la intensidad de esos debates!- pero hasta en esas disyuntivas, aprendo de él, así sea para reafirmar mis ideales o para cuestionarlos, lo quiero y admiro en demasía, agradezco tenerlo en mi vida. Feliz cumple Pa’)

que decir de ti.png

Travesía

Mi madre se ha quejado 
ha dicho que no le hago poesía 
cuando cada hebra de su cabello lo es, 
cuando con su tacto aplaca el incendio
convirtiendo el invierno en primavera, 
transforma la nieve en caminitos de río 
 
cuando a su lado recorrí travesías, 
un Pastoruri refleja su fortaleza, 
un tren al Tigre su aroma al ayer, 
ella es testigo de una Lima del 93, 
del sol posado en cumbres andinas 
y una errante de la sierra amazónica 
 
su historia trasciende fronteras, 
conociendo incluso Atenas,  
ha demostrado ser diosa 
de mi futuro impredecible, 
que a pesar de las diferencias
que conllevan hallarnos nuestras 
 
a pesar de que, a veces, nos hemos  
hallado lejanas, como tú en Miami y   
yo, en un subterráneo de New York, 
te confieso, mi eterna admiración, 
a esos brazos llenos de gloria y ternura, 
te conozco mujer ejemplo, mujer luchadora 
 
no hay una pizca de ti, de la que no pueda  
sacar un poema, no hay filamento alguno 
que pase desapercibido de tu sendero

Pues, madre mía, qué mejor que versos
y palabras que perecerán, que más que 
una vida de devoción, de besos y amor, 
yo te doy mi comprensión, te extiendo 
el entendimiento de años pasados y la 
paz de atardeceres venideros, juntas 
 
como cómplices de un destino incierto 
como compañeras que saben escuchar 
las mil conversaciones en los autobuses 
 
eres para mí, la contraposición a mis deseos,  
y por ello, mi complemento, mi dosis de cordura, 
recuerdo constante de responsabilidad, eres universo, 
eres el big bang, por ti, esta necesidad de escribir, por tu 
sonrisa inacabable, este temor de plasmarte insuficiente, pero 
de acuerdo, madre mía, si quieres escuchar, te hago esta y mil un poesías más 

Amarat

(Hoy, 01 de Enero, es el cumpleaños de mi mamá y hace como un mes, participé en un Slam de poesía, en el cual un concursante recitó un poema a su mamá, al día siguiente, resaltó lo mucho que le gustó, en su tono hallé cierta protesta jaja por lo que le hice este poema <3)

Nacimiento

del caos nací
la noche de
un miércoles
con las estrellas
instalándose

en mi vida

entre la alegría
de mi madre
y el – ¡por fin! –
del doctor

salí a este mundo
sin mucho dolor

a mí,
me parieron

con amor,
sin control
como quizá
a otros, no

sin embargo,
descuida que

lo que viene
en un futuro,
sólo depende
de tu acción.

Amarat

img_2115

Sin educación

Me educaron para ser femenina y guardar prudencia 
dijeron que si cosas no me gustan, las debo de aguantar 
que si estoy mal, no lo muestre, que sonría y me las dé de perfecta 
ropa limpia, falda larga, cabello impecable y poco maquillaje en la cara, 
cubrieron mi piel para evitar tentaciones (me  prohibieron  tenerlas) 
me contaron que no me corresponde dar  la iniciativa, 
que buscar a un chico en su casa, no es de señoritas, 
me enseñaron a preocuparme del qué  dirán,  
a estar pendiente de sentencias externas 
al parecer, me definían, de cierta manera 
 
Me enseñaron a tejer, a bordar y a cocinar 
para convertirme en esposa, sino ¿quién me pretendería? 
me instruyeron comportarme amable y consentir, para así, 
evitar el trágico destino de la tía sin hijos  
me regalaron muñecas para reforzar a la madre expectante,
me negaron prestársela a mi primo que quiso jugar con una,
me  atiborraron  de  Barbies  y  sus  implementos 
para que anhelara comprar ropa y propiedades,
me dieron revistas con ejemplos de mujeres que  
resaltan por su físico, NO  su  intelecto.

Me impusieron un  modelo  de  belleza  
para que me esforzara por caber en él 
despreciando a aquella que no lo hace, 
me dieron un rosa suave y a los chicos, un azul fuerte 
me educaron para ser princesa y esperar mi rescate
no me dieron instrumentos para hacerlo yo solita
me pusieron a dormir hasta la llegada del príncipe
aquel que movería el universo por uno de mis besos
me hicieron soñar un hombre de perfección garantizada,
supuesto que me dio inseguridades en relaciones futuras,
‘quizá si no me baja la luna, no es amor verdadero’’ 
¿lo ven? nos  imponen  roles  que  crean  barreras 
a ellos que los hace verse dioses, o a nosotras, cenicientas 
 
Estudié en un colegio de mujeres y nadie mencionó si quiera  
a Mercedes Cabello de Carbonera o a Simone de Beauvoir 
ni la palabra  feminismo,  surgió alguna vez 
me hablaron de identidad, pero en la práctica,  
encontré  amonestaciones  y   oleadas  de   “no” 
me instaron no refutar ni pensar disparejo 
para filtrarme como el común denominador 
derrochando la única biografía que poseo 

Me  hundieron  en   el   sistema   prusiano  
así   que   tuve   que   emerger  de   él 
mientras aún limpio sus restos y los rezagos que deja 
las  mil  etiquetas  que  aún  veo  en  rostros distantes 
de  quienes  me  juzgan   por  no  actuar cómo esperan,  
por no callar cuándo quieran, y ¿les soy sincera?
no  hay  tiempo para satisfacer a cualquiera 
únicamente has de ver tu historia entera 
nota que vale la pena innovar la sociedad;
si eres de los que despiertan, comprenderás, 
puesto que percibirás el llamado filantrópico 
de formar una comunidad de librepensadores 
que defienden la justicia, el amor y la equidad 
 
A todos nos dicen cómo portarnos, qué deliberar 
encasillándonos  en  géneros o  por  creencias; 
sin embargo aportar a esta educación primitiva 
nos aparta como colectivo, nos vuelve egoístas,
seres que no meditan la repercusión de su accionar 
 
A mí me educaron para ser un autómata, inanimado y vano, 
para  condenar  otras  maneras   de  reflexionar,   de  amar, 
para  acontecer  como una  oveja  extra  del  rebaño  sinfín 
aléjate, verás qué requieren de ti: un soldado sin razón ni pasión,
esto es lo que hacen con nosotros, matándonos por dentro,  
para que no nos apetezca desarrollarnos libres,
para que no lo deseemos ni causemos ‘problemas’
nos educan para morir, ahora, pregunto: 
 
¿Los vamos a dejar? 

Amarat

(*A propósito del día de la mujer, y de la toda esta polémica que se viene dando en la educación, hay que recordar que es necesario educar para ser iguales, que lo que se nos es innato es nacer sin prejuicios y que estos solo los vamos adquiriendo en el camino… )

SIN EDUCACIÓN

A mis padres

Padre mío, te encuentro consternado y agitado
por mi juventud idealista o la incógnita de mi estancia,
y sí, no sé qué será de mí, dentro de cinco o diez años,
(parte mía tampoco gusta saberlo) que no te alarme
que no posea un plan fijo, ni un porvenir prescrito o
que no crea en territorios ni en religiones que excluyen
no te inquietes por mí que no creo en escuelas o instituciones
ni en nadie que te diga cómo actuar, qué pensar, qué decir

no, no te impacientes por mí que pretendo un espacio mejor
preocúpate por quienes no lo hacen, quiénes no entienden,

angústiate por ellos que han abandonado la esperanza
que han hecho de su existencia, una rutina
D e s p i e r t a n, t r a b a j a n, m u e r e n
no te alteres por mí, soy fausta con lo que arriba
aflígete por ellos que ni en fantasías se resuelven
no por mí, que me hallo en cada ideal hecho convicción

alármate por las masas que siguen dictaduras sin un ¿por qué?
aquellos que favorecen eso del profesar a ciegas
que están a gusto en las pieles de un conejo blanco
y no emergen nunca para investigar

los que se proclaman emancipados y cautivos están
impaciéntate por ellos, cómodos en su desconocer 
no lo hagas por mí que no me paro de cuestionar
entristécete por los que no son felices y aparentan

por ellos que no van a comprender ni tolerar
por los que no se detienen a admirar el cielo
ellos que no se sorprenden ni nos sorprenderán
preocúpate por quiénes aceptan lo maligno como lo inmutable
no por mí que creo en la autoeducación, en reformar la sociedad
no te asustes por mi inexperiencia, por mis ganas de existir
desespérate pues, por los que ya no se apasionan
por quiénes continúan por inercia

no te alborotes por mí, estoy mutando, estoy creciendo 

hazlo, sin embargo, por los que desistieron de hacerlo
Padre mío, no te preocupes por mí, estoy aprendiendo
preocúpate, por favor, de quiénes no lo hacen más

Amarat

a mis padres.png