Desobedece, a veces 

Mis padres dicen que soy desobediente;
antes de acceder a sus mandatos,
he preguntado ¿por qué?
he refutado los estándares
quién determina qué gozar o no
(de lo que hace una nena o no)

y sí, quizá soy una insubordinada
chica del siglo XXI que cuestiona
¿por qué actuar como el resto?
a actuar como le nazca a uno
quizá lo opuesto a lo tradicional
a los parámetros de lo comercial
-existencia que se me hace natural-

no insinúo obviar consejos, jamás; mas
imponerse ¡no le permitas a nadie!
que en los retazos de libertad
que ‘lo civil’ nos concede
eres libre de ser quien prefieras
de vestir como gustes, de pensar como quieras,
de gustar a quien desees, de amar a quien decidas

de cometer los mismos errores, siempre,
puedes alejarte de quien conozcas,
comer y beber lo que te plazca,
eres libre de vivir a tu manera
mientras no lastimes a cualquiera ni
a ti misma, digo: vamos, aguanta, no cedas.

Amarat


Anuncios

¿Qué decir de ti?

Qué decir de ti,  ojos color tiempo, cuando
las palabras marchan tras tus obras y
tú paciencia habla antes que tus actos
cuando no eres una imagen a calcar
sino una de la que aprender

has enriquecido mis días
con curiosidades inacabables,
de ti conservo abrazos y voces suaves
a la par de una que demanda mi juicio

Qué narrar de ti, padre,
he sido tallada de tus brazos
he sido extraída de tu corazón
para ser viva voz que clama justicia

de ti aprendí mi amor al prójimo
el desinterés al ayudar y el sacrificio
de entender más allá de nuestros límites
y vaya que tú y yo tenemos los nuestros

sabemos que varita no pisar
a menos que busquemos el incendio
aquel debate eterno de la sobremesa
que a cualquiera agarra desprevenido

tú me enseñas a defender mis ideas
a capa y espada aunque a otro moleste,
de ti, me llevo los días de camino al mercado
recolectando girasoles y enumerando mariposas
mientras escuchabas insensateces de una nena de nueve

No puedo darte más que gracias
y devolverte la cuota de escucha,
prometo re aprender de tus hazañas
porque como con una buena novela, padre mío,
De ti obtengo moralejas así sea la novena vez que te lea

Amarat

https://www.facebook.com/Cosmonautaliteraria/

(En enero también es el cumpleaños de mi papá, y ya que le hice un poema a mamá, le tendía uno pendiente a él; mi relación con él es un tanto complicada, ambos tenemos pensamientos muy decididos y defendemos a muerte nuestras ideas -¡imaginarán la intensidad de esos debates!- pero hasta en esas disyuntivas, aprendo de él, así sea para reafirmar mis ideales o para cuestionarlos, lo quiero y admiro en demasía, agradezco tenerlo en mi vida. Feliz cumple Pa’)

que decir de ti.png

A mis padres

Padre mío, te encuentro consternado y agitado
por mi juventud idealista o la incógnita de mi estancia,
y sí, no sé qué será de mí, dentro de cinco o diez años,
(parte mía tampoco gusta saberlo) que no te alarme
que no posea un plan fijo, ni un porvenir prescrito o
que no crea en territorios ni en religiones que excluyen
no te inquietes por mí que no creo en escuelas o instituciones
ni en nadie que te diga cómo actuar, qué pensar, qué decir

no, no te impacientes por mí que pretendo un espacio mejor
preocúpate por quienes no lo hacen, quiénes no entienden,

angústiate por ellos que han abandonado la esperanza
que han hecho de su existencia, una rutina
D e s p i e r t a n, t r a b a j a n, m u e r e n
no te alteres por mí, soy fausta con lo que arriba
aflígete por ellos que ni en fantasías se resuelven
no por mí, que me hallo en cada ideal hecho convicción

alármate por las masas que siguen dictaduras sin un ¿por qué?
aquellos que favorecen eso del profesar a ciegas
que están a gusto en las pieles de un conejo blanco
y no emergen nunca para investigar

los que se proclaman emancipados y cautivos están
impaciéntate por ellos, cómodos en su desconocer 
no lo hagas por mí que no me paro de cuestionar
entristécete por los que no son felices y aparentan

por ellos que no van a comprender ni tolerar
por los que no se detienen a admirar el cielo
ellos que no se sorprenden ni nos sorprenderán
preocúpate por quiénes aceptan lo maligno como lo inmutable
no por mí que creo en la autoeducación, en reformar la sociedad
no te asustes por mi inexperiencia, por mis ganas de existir
desespérate pues, por los que ya no se apasionan
por quiénes continúan por inercia

no te alborotes por mí, estoy mutando, estoy creciendo 

hazlo, sin embargo, por los que desistieron de hacerlo
Padre mío, no te preocupes por mí, estoy aprendiendo
preocúpate, por favor, de quiénes no lo hacen más

Amarat

a mis padres.png