Sin educación

Me educaron para ser femenina y guardar prudencia 
dijeron que si cosas no me gustan, las debo de aguantar 
que si estoy mal, no lo muestre, que sonría y me las dé de perfecta 
ropa limpia, falda larga, cabello impecable y poco maquillaje en la cara 
cubrieron mi piel para evitar tentaciones (me  prohibieron  tenerlas) 
me contaron que no me corresponde dar  la iniciativa 
que buscar a un chico en su casa, no es de señoritas 
me  enseñaron  a  preocuparme  del qué  dirán,  
a  estar   pendiente   de   sentencias   externas 
al parecer, estas me definían, de cierta manera 
 
Me enseñaron a tejer, a bordar y a cocinar 
para convertirme en esposa, sino ¿quién me pretendería? 
me instruyeron comportarme amable y consentir, para así, 
evitar el trágico destino de la tía sin hijos  
me regalaron muñecas, para reforzar a la expectante madre 
me negaron prestársela a mi primo que quiso jugar con una 
me  atiborraron  de  Barbies  y  sus  implementos 
para que especulara comprar ropa y propiedades 
me dieron revistas, con ejemplos de mujeres que  
resaltan por  su físico, NO  su  intelecto. 
Me impusieron un  modelo  de  belleza  
para que me esforzara por caber en él 
despreciando a aquella que no lo hace, 
me dieron un rosa suave y a los chicos, un azul fuerte 
me educaron para ser princesa y esperar mi rescate 

no me dieron instrumentos para hacerlo yo solita 

me pusieron a dormir hasta la llegada del príncipe 
aquel que movería el universo por un beso mío 
me  hicieron  imaginar  perfección  garantizada 
llenándome de inseguridades en próximas relaciones 
‘quizá si no me baja la luna, no es amor verdadero’’ 
¿lo ven? nos  imponen  roles  que  crean  barreras 
a ellos que los hace verse dioses, o a nosotras, cenicientas 
 
Estudié en un colegio de mujeres y nadie mencionó si quiera  
a Mercedes Cabello de Carbonera o a Simone de Beauvoir 
ni la palabra  feminismo,  surgió alguna vez 
me hablaron de identidad, pero en la práctica,  
encontré  amonestaciones  y   oleadas  de   “no” 
me educaron para no refutar ni pensar disparejo 
para filtrarme como el común denominador 
derrochando la única biografía que poseo 

 
Me  hundieron  en   el   sistema   prusiano  
así    que    tuve    que    emerger   de    él 
mientras aún limpio sus restos y los rezagos que deja 
las  mil  etiquetas  que  aún  veo  en  rostros distantes 
de  quienes  me  juzgan   por  no  actuar  cómo  esperan,  
por no callar cuándo quieran, y la verdad, les soy sincera,  
no  hay  tiempo para  satisfacer  a  cualquiera 
únicamente has  de   ver  tu   historia   entera 
date cuenta que vale la pena  innovar la sociedad 
si eres parte de los que despiertan, comprenderás, 
puesto que  percibirás  el  llamado filantrópico 
de formar una comunidad de librepensadores 
que defienden la justicia, el amor y la equidad 
 
A todos nos han dicho cómo portarnos, qué deliberar 
encasillándonos  en  géneros o  por  creencias; 
sin embargo aportar a esta educación primitiva 
nos aparta como colectivo, volviéndonos egoístas  
que no meditan la repercusión de sus acciones 
 
A mí me educaron para ser un autómata, inanimado y vano, 
para  condenar  otras  maneras   de  reflexionar,   de  amar, 
para  acontecer  como una  oveja  extra  del  rebaño  sinfín 
mas, me alejé y vi qué requieren de mí: 

un   soldado    sin   razón    ni   pasión 

lo que hacen contigo, matándote por dentro,  
para que no te apetezca desarrollarte libre 
para que no lo desees ni causes problemas 
nos han educado para morir, ahora, pregunto: 
 
¿Los vamos a dejar? 

Amarat

(*A propósito del día de la mujer, y de la toda esta polémica que se viene dando en la educación, hay que recordar que es necesario educar para ser iguales, que lo que se nos es innato es nacer sin prejuicios y que estos solo los vamos adquiriendo en el camino… )

A mis padres

a mis padres.png

Padre mío, te encuentro consternado y agitado
por mi juventud idealista o la incógnita de mi estancia,
y sí, no sé qué será de mí, dentro de cinco o diez años,
(parte mía tampoco gusta saberlo) que no te alarme
que no posea un plan fijo, ni un porvenir prescrito o
que no crea en territorios ni en religiones que excluyen
no te inquietes por mí que no creo en escuelas o instituciones
ni en nadie que te diga cómo actuar, qué pensar, qué decir

no, no te impacientes por mí que pretendo un espacio mejor
preocúpate por quienes no lo hacen, quiénes no entienden,
angústiate por ellos que han abandonado la esperanza
que han hecho de su existencia, una rutina
D e s p i e r t a n, t r a b a j a n, m u e r e n
no te alteres por mí, soy fausta con lo que arriba
aflígete por ellos que ni en fantasías se resuelven
no por mí, que me hallo en cada ideal hecho convicción

alármate por las masas que siguen dictaduras sin un ¿por qué?
aquellos que favorecen eso del profesar a ciegas
que están a gusto en las pieles de un conejo blanco
y no emergen nunca para investigar

los que se proclaman emancipados y cautivos están
impaciéntate por ellos, cómodos en su desconocer
no lo hagas por mí que no me paro de cuestionar
entristécete por los que no son felices y aparentan

por ellos que no van a comprender ni tolerar
por los que no se detienen a admirar el cielo
ellos que no se sorprenden ni nos sorprenderán
preocúpate por quiénes aceptan lo maligno como lo inmutable
no por mí que creo en la autoeducación, en reformar la sociedad
no te asustes por mi inexperiencia, por mis ganas de existir
desespérate pues, por los que ya no se apasionan
por quiénes continúan por inercia

no te alborotes por mí, estoy mutando, estoy creciendo
hazlo, sin embargo, por los que desistieron de hacerlo
Padre mío, no te preocupes por mí, estoy aprendiendo
preocúpate, por favor, de quiénes no lo hacen más

Amarat