Swing

Lentejuelas de colores 
ondas en expansión
cubre plazas vacantes

magma saltarina,
masa no newtoniana
te desplazas al ritmo

mi piel se eriza,
tu silbido dentro  
de mis tímpanos   

me induce a oscilar
moverme al compás 
pongámonos en marcha 
 

honremos la música
de nuestros ancestros
¡echémonos a bailar! 

Amarat

Whisky

Y si me enamoro de ti 
que eres un enigma,   
que eres controversia, 
acariciarías mi frente por horas,  
tus pulgares trenzarían cabellos, 
me abandonaría en tu cintura   
 
sumergiéndome en tu ombligo, 
podría besar tu celestial centro, 
absorber la miel dentro de él… 
qué ocurre si me enamoro de ti,  
si relegamos que eres una utopía, 
qué ocurre si me pierdo en tus labios   
 
quienes con dulzura me besan, 
quienes con temor se alejan, 
podría enamorarme de ti 
una velada taciturna como esta, 
en la cual admiro tus ojos sellados, 
en cual aspiro tu hedor de frambuesas   
 
también podría deslizarme
entre aquellas piernas, 
olvidando mi apellido  
en un bosque infinito; 
yo podría enamorarme de ti   
o como ahora, dejarte partir

Amarat

Tormenta

Tengo noches pésimas
en las que mi compañía
se acaba a sorbos

en las que podría
echarme llave
en una torre alta

noches solitarias
como el alma que
deambula en pena

noches silenciosas
capaces de arrancar
una lágrima a Dios

Diosa que lucha
para no desvanecerse
ante soplos forasteros

ya llega la tormenta
ojalá esta se pase sin
muchas vidas a su cuenta

Amarat

Libertad

No sabemos -de hecho- lo que eres,
concepto inefable puesto en palabra
¿Dónde será que te obtengo?
Quizá en campos de la infancia
entre montes de mi hipotálamo

No, no tienes cabida en este plano,
sin embargo, libertad, sin embargo,
te siento en esta grieta en la que
me arropo a diario, para darme
espacio, resguardo del tiempo,
que no mide el cómo pasa

Libertad

¿Será que nacemos contigo?
o que si quiera te conocemos,
o es que nos fuiste arrebatada
incluso antes de poder palparte,
por qué te siento jaula en pecho,
tu anhelo me instiga a perseguirte
como un buitre rondando la muerte

Mis ojos cerrados te oyen susurrar,
vuelcas en mí el sabor a esperanza
con esa sonrisa que compartimos,
te observo en una caricia solitaria 

Estás aquí, en calles del Centro
cuando la tomamos cientos,
reconquistando derechos;
eres paraíso en mi pensamiento
el sueño de América, que no me vendieron
pero que hallo en el accionar fuera del guion
preestablecido -por autoridades extranjeras-

Libertad

Tal vez, eres un querer errado
que no nos han ni enseñado
porque nos vendaron párpados
(y manos) quizá no te conozco,
aunque eres inherente al alma,
a lo mejor, si cerramos los ojos,
bien, hagámoslo ahora que quiero oír
el silbido de aves que habitan tus pulmones,
el canto de las sirenas que habitan tu garganta

Libertad, crisálida prometida,
sólo podré sentirte en la brisa,
en el intermedio de mis hemisferios,
no eres algo que halle en concreto
sino una vibración de mi epidermis,
eres un agasajo para mi cerebro,
la pausa entre realidad y fantasía
¿Será que dejarás de ser utopía?

Amarat

Poeta

Maldito Pablo,
que con tus versos 
me condenaste a amar,
te proclamo insensato
porque me enamoraste 
como a cien mil mujeres,
con letras de cariño falso 
 
Aquellas que aspiré 
hasta hartarme, hasta arrojar, 
hasta que mi nariz sangró sin parar,
por no poder retener en mi cuerpo 
ni una pizca más de ese reciclaje,
de palabras que suenan bonito 
pero que no contienen mensaje 
 
te expongo porque te quise, 
a ti y tus promesas ligeras 
de una fantasía barata,
a ti y tu efecto sinestésico, 
te maldigo, Neruda, con el 
hechizo de la revuelta de brujas, 
que miles como tú no vieron venir

Amarat

No tienes cabida

Hay corazones trasparentes
como el canto de un ruiseñor
ellos, por contrario al anhelo,
no fueron hechos para este orbe
lo corroboran las prontas partidas,
un corazón cuyo amor es fuego vibrante
no le pertenece a la jerarquía en Tierra

esta cárcel circular que habitamos
es sólo apta para quién sobrevive
para quién manipula alientos foráneos;
no para aquellos que no ven la inmundicia
la fase decrépita en la que nos hallamos,
no, sus ojos fueron sellados,
preservando su inocencia
con bendita ignorancia

sus días fueron desborde de felicidad,
hasta el último de ellos fue matizado
con aprecio sincero por la humanidad,
ellos no vieron los hilos que nos jalan
ni sufrieron la derrota de sus sueños
¿hay acaso algo más puro que eso?

ven, alúmbranos un rato
con tus gratos recuerdos,
que el sendero se complica
o lo enmarañamos nosotros,
al decidir hurgar en los intestinos
de un monstruo llamado sistema
¡oh, luminoso ser ido! que tu fe
se me contagie con un canto

que, por lo menos, uno de nosotros,
descansa ya de la voracidad que rodea,
que, por lo menos, una de nosotras
se convertirá en polvo estelar,
mantente luz, ente pasajero,
y al menos de vez en cuando,
ven e iluminamos un tanto

Amarat

Máquina de Escribir

estoy cansada, mas, 
hay tantos párrafos 
que aún no he leído 
que requiero crearlos 
identificarme en frases 
¡burda manera de existir! 
 
determinar con un lápiz 
quién vive o quién no 
qué labios perduran 
a través de décadas 
qué heridas conservo 
para sangrarlas luego 
 
regocijarme en el odio, 
volver a llorar las penas, 
explotarlas, recurrir a ese 
sentir, una y otra y otra vez 
inundarme de esta náusea 
de ese olor a leche podrida 
 
sobre-poblar tu cerebro 
con voces intermitentes 
de psicópatas y amantes 
enfurecidos, hablando a la par 
de la voz interna, que evoca 
las victorias y las tinieblas 
 
estoy a un salto  
de perder la cordura 
(les he advertido antes) 
en líneas premonitorias 
es eso, o, quizá he invertido  
muchas horas en esto de escribir

Amarat

Hay una pared

Una pared de dos metros
blanca como los cabellos
de un anciano de noventa

me aproximo, para notar
en su centro exacto
un agujero negro

sí, es enano, mas,
metro a metro
recubre la sala

absorbe las lámparas
su blancura ensoñada
se torna negro azulado

no pienso, me sumerjo
floto en materia oscura
mientras formo estrellas

mientras con mis yemas
recorro el cosmos y entro
a un planeta inhóspito

es la soledad
que por mi aguarda
y por hoy, no la detengo

Amarat

Museo

museo .png

me ha quedado entre dientes 
el sabor de tus besos humo 
se han quedado delineadas 
tus huellas en mi espalda 
 
en mis entrañas yacen 
las bacterias de tu boca, 
en mi vientre late tu huida, 
en mi pómulo lágrimas caídas 
 
que, si miro con microscopio,  
apuesto, me he apoderado 
alguna de tus células 
o micro partículas  
 
mi cuerpo es el museo 
de tu cruce en mi vida 
la costra de las heridas 
las marcas de las risas 
 
cicatriz de compañía 
te llevo tatuado sin tinta 
el camino hacia el nirvana 
cuyo senda extravié (sin notarlo)

Amarat