Rebelarte

Soy nube y galaxia   
un halo, un viaje, 
un rostro rebelde  
un extraterrestre 
 
curiosidad, melancolía, 
una fotografía, un otoño, 
soy ruido a veces silencio   
soy unos cuantos minutos 
 
una canción, una amistad 
unos previos, un problema   
un te quiero y un hasta luego  
soy una historia y sus secretos 
 
una distancia kilométrica  
una madrugada a solas
el músico de mis sueños   
la huella bajo la lluvia 
 
magia acorralada en un frasco:
escribo sublimes absurdo 
de un alma atrapada en
el mundo de concreto 
 
pensamiento creativo, 
lo extraviado de la fe, 
no vivo, no muero, 
solo ando por aquí

Amarat

Anuncios

Pienso

Pienso, la verdad indiscutible por la que parte Descartes:
Pienso, luego existo; luego soy, luego desaparezco,
me sumerjo en mis adentros, reflexiones me llevan lejos,
impulsos eléctricos que despegan mis pies del suelo,
que me empujan y me transportan al multiverso añorado;
cuando entre tanto, el espacio se divide en partículas microscópicas que
componen galaxias, estrellas, microorganismos con vida o restos de ella,
divago… deambulo, mi pensamiento se torna sombrío como certero :
somos nada, somos uno, una casualidad entre trillones

energía creciente que forma universos paralelos,
tan   a n ó n i m o s   como nuestro   u l t e r i o r,
probabilidades, oportunidades, depende del ángulo focal,
del filtro que nos ponemos al ver, como quién pasa a mirar;
pienso, pienso mucho, requiero un por qué y un para qué,
mientras ideas surgen innatas como huella del infinito estelar,
como si alguna célula en mí lo supiese desde de siempre,
como si estuviese impreso en alguna parte, de cierta forma
Pienso, luego existo ¿O existo y por ende pienso?

existo, siento ¿o es un parecer? una distracción de “La mátrix”
nuestras percepciones nos restringen, las falsas creencias,
la incrédula fe de creer que somos los elegidos,
la ignorancia de suponer que estamos solos,
en este ámbito consumista que aleja la autenticidad
que esperamos desde el inicio de la era, desde la razón;
y qué será, qué será, no cesan mis ansias de cuestionar,
porque pienso, siento, soy y es esa la sociedad salvada
los que sienten, piensan, s o n. 

Amarat

(Este poema lo escribí en el 2012, leía sobre Descartes y cómo su pensamiento fue aplazado por nuevos filósofos -como Spinoza- y me quedé pensando, en la evolución de las teorías, qué mágico resulta el cuestionar)

Pluviofilia

Ver en mi ventana una ruta trazarse  
como las líneas de mis palmas 
como las ramas de las arboledas 
 
caen expulsadas por las nubes, 
pedazos de cielo, componente divino, 
acaricia mi rostro con tus lágrimas 
 
humedece la lengua que te acierta 
los brazos que se abren a tu espera 
el corazón que se desnuda a tu paso 
 
borra las huellas del barro, 
empapa la ropa seca, lluvia, 
rétanos y déjanos sin escenario 

Amarat

Intensamente

Si río, río mucho,
con carcajadas y ruidos molestos,
río por horas hasta no parar,
hasta que duele, pues indispensable la felicidad 
si lloro, lloro un tantito más, 
porque lloro por la estadía, la estación que se nos va,
lloro porque la tristeza también se debe escuchar,
lloro y es que, ¡soy humano! 
 
Amo vivir con intensidad; sentir el cosmos, mío;
amo abandonarme en la brisa del mar,
en la mirada cómplice de un amigo,
en la ventana de un bus diario,
en el olor despistado de 1 segundo,
soy un individuo viviendo de más,
abrazando y embrollándose de más,
gozando cuando puede, preocupándose si tiene 
 
y sí, soy yo y ando viviendo a todo dar, 
poniendo mi atención en sutilezas,
en fotografías perdidas o cortesías a olvidar,
concibo en carne viva, el malestar de miles,
el gozo de respirar, de yacer consciente, 
estoy viviendo con lo que se puede 
y estoy tratando de amar un poco más,
que si te atreves, el absoluto podremos alcanzar

Amarat

intensa

Viajemos

Viaje interestelar, a través del espacio, a través del arte;
donde eres un instante y forjas tu historia con pasión,
un viajecito de la juventud, de los que jamás escapas,
nde la impresión varía al punto de dudar la existencia,
dónde llegas a cuestionarte los por qué de los porque,
haciendo hasta del sufrimiento: lo entrañable, lo real,
un período que es más si lo sabes captar en su totalidad;
tú y yo, en esta paradisíaca esfera que una mente perdurará 
 
para constituir parte de un vídeo, de una gran leyenda,  
una experiencia m á g i c a p  é  i  a ,
un cuento de no acabar,  esos, de un día repentino
que compartes en complicidad, con quién te resulta especial,
un recorrido a través de los sentidos u otra actividad sensorial,
un viaje que da giro a la forma de mirar, a la forma de recapacitar,
de los que no puedes volver, de los que, no quieres volver
porque te abren nuevos universos (antiguas visiones)
tornando el momento en particular e intrapersonal 
 
trasladémonos a una montaña imaginaria, 
pasemos un minuto -de los que desperdiciamos 
viviéndo en una isla, como si no incumbiera más,
hagamos como si fuese sólo este intervalo,
-ojalá lo sea- así valoraríamos el respirar, 
la lluvia, la estimaríamos con autenticidad; 
viajes, de los que aprendemos de más,
¿Qué dices, retomamos el viajar? 

Amarat

large

Hay una pared

Una pared de dos metros
blanca como los cabellos
de un anciano de noventa

me aproximo, para notar
en su centro exacto
un agujero negro

sí, es enano, mas,
metro a metro
recubre la sala

absorbe las lámparas
su blancura ensoñada
se torna negro azulado

no pienso, me sumerjo
floto en materia oscura
mientras formo estrellas

mientras con mis yemas
recorro el cosmos y entro
a un planeta inhóspito

es la soledad
que por mi aguarda
y por hoy, no la detengo

Amarat

hay-una-pared-foto

Estrella fugaz

La luz no muere, es eterna
y aunque no logres tocarla
traspasa mil dimensiones
tal y como hace el amor

por eso, no me angustia tu ida
el presenciarte en mi vida,
es el privilegio más grande
y tu afecto, es la prueba de
que no todo tiene fronteras

quiero decir, me dueles
como temblor en el vientre
y tu partida inadvertida no
hace más que dejarme vacía
pero, ese tintineo minúsculo
que aún escucho en mi pecho

resuena lo mucho que te quise
y es ese amor, lo que me fortalece
lo que me da abrigo aun con ausencia
es esa luz intermitente que prendiste
en aquellos que te descubrimos

es ese destello, el mejor testimonio de ti
lo que le contaré a tus nietos cuando su padre
no sepa hablar, porque le faltaron memorias,
estaré ahí, contando tus travesías y alegrías
porque eso es lo curioso del cariño
es lo único que te convierte inmortal

Y aún, con tristeza cayendo de mis ojos
es él, el que ilumina nuestro camino
el de aquellos que permanecemos
es él, lo que evitará tu extinción,
mi, por siempre, estrella fugaz…

Amarat

ESTRELLA FUGAZ.png

Taciturno

Mi cara está cambiando
en ella veo el tiempo
la infancia olvidada
las marcas de risa
párpados cansados
ojeras pronunciadas

en sus rendijas
despisto nuevos lunares
costras y puntos establecidos
que han dejado aquellos años,
pensamientos maquiavélicos
constantes trasnochadas

mi rostro es una historia
que se proyecta sola
cuenta de triunfos,
de lo abandonado
el perfil es identidad
y a la vez, lo que limita

Amarat

taciturnoindira_gandhi

Trascender

Tal vez encienda una vela
me recueste entre frazadas
arropada por el amarillo naranja
de sus flamas y mañanas

tal vez despierte a los pies
de un monte desolado
y no haya más que lluvia
esperando por el bote, que

llega cuestas a la orilla
como la primera especie con vida
tal vez debamos sobrevivir para que
una pizca se cuele en el multiverso

Amarat

Ventana

Ventana azul que muestra complejidades,
por la cual me inmiscuyo hacia tu esencia,
la miro fijamente, la miro y tiemblo,
preguntas impertinentes, oscilaciones inexistentes
ventana perpendicular, se puede saber ¿a dónde me llevas?
aspiro ver el espíritu de un extraño, persigo develar la verdad,
ambiciono entrar en ti, ver a través de ti, pero temo,
hay fronteras, alguien me jala impidiéndome cruzar;
soy yo, es mi sombra, me jala los pies cual demonio enfurecido,
no me permite ver, no me deja entrar, me dice que esto no es para mí
-¿qué lo es entonces?- tengo una imagen: el cosmos entero,
¿dónde estás? ¿Cómo logras escapar de la habitación anexa?

Ecos me llaman desde dentro, invitándome a pasar;
veo una figura, una luz tenue, no distingo con exactitud,
es un cuerpo, dos ánimas y de pronto: un antifaz
eres polvo, eres mito y yo tengo que cruzar.
me miras, te escondes, me vuelves a observar,
por lo visto también me espías ¿es que ves lo mismo? 
madurez, calma, percusión,
voy donde un crepúsculo se torna gris, un boulevard, voces ajenas
puedo percibir el frescor del viento, aquel es otro planeta
temo entrar y desconocerme a mí
temo entrar y desconocer palabras soñolientas de amanecidas

cadenas imperceptibles atan mis tobillos, me mantienen cautiva
habito mi mente, pensando, tramando,
escucho pasos que trazan rutas disponibles, estos me transportan a ti,
debo levantar el vuelo, prometí aterrizar en enero
¿aún esperas en la superficie lunar? ¿aún esperas cruce el umbral?
llegaré como ráfaga a inspirarte, a reanimarte
esto aumenta las ansias y desespera al reloj,
cansada de reproches, me decido a pasar,
al fondo de aquella ventana: desenfoque y lo foráneo esperando
al fondo, agua, mar y un piso mojado
al fondo, un dejavú, un filtro, el nirvana

sensaciones sensacionales, un espacio, un aroma, una unión,
estoy a punto de entrar, dame una pista -quizá dos-
cuéntame que divisaré, nárrame apacibles quimeras
dejo atrás recelos, inseguridades y amores antiguos
dejo atrás grandes vivencias y las malas, en una bitácora escondida;
estoy dispuesta a explorar, respiro, exhalo lento… tambaleo
¿qué pasa si entro y me evaporo? ¿Quién irá a mi aterrizaje?
obstruyo mi vista, subo un escalón, estoy aproximándome,
mis párpados van a abrirse, lo impido, no necesito ver, saltaré,
mis piernas tiritan, percibo un repaso de mi estancia
voy a conservarlo, aferrarme a él, mas, la estrecha ventana, borra, desprecia…

ahí va, mi final respiro, salto, no hay vuelta atrás
un tobogán y aún me acuerdo, me deslizo suavemente
un oleaje, soplo suave, fosforescencia que sofoca
una figura, cejas remotamente difusas
salgo casi expulsada de aquella rampa
me atrapa aquel inexplorado terreno ¿dónde estoy?
luce apartado como amigable, veo aquel extraño del espejo sinfín 
lo miro y casi siento que podría alojarme aquí,
mas, volteo, veo una ventana de madera, un umbral,
me pregunto qué habrá tras esa estrecha ventana de madera azul
¿Será que descubriré lo que hay detrás?

Amarat

ventanaaaz

Cuadro de Daniel Formigo , España. Técnica: Óleo