Pienso

Pienso, la verdad indiscutible por la que parte Descartes:
Pienso, luego existo; luego soy, luego desaparezco,
me sumerjo en mis adentros, reflexiones me llevan lejos,
impulsos eléctricos que despegan mis pies del suelo,
que me empujan y me transportan al multiverso añorado;
cuando entre tanto, el espacio se divide en partículas microscópicas que
componen galaxias, estrellas, microorganismos con vida o restos de ella,
divago… deambulo, mi pensamiento se torna sombrío como certero :
somos nada, somos uno, una casualidad entre trillones

energía creciente que forma universos paralelos,
tan   a n ó n i m o s   como nuestro   u l t e r i o r,
probabilidades, oportunidades, depende del ángulo focal,
del filtro que nos ponemos al ver, como quién pasa a mirar;
pienso, pienso mucho, requiero un por qué y un para qué,
mientras ideas surgen innatas como huella del infinito estelar,
como si alguna célula en mí lo supiese desde de siempre,
como si estuviese impreso en alguna parte, de cierta forma
Pienso, luego existo ¿O existo y por ende pienso?

existo, siento ¿o es un parecer? una distracción de “La mátrix”
nuestras percepciones nos restringen, las falsas creencias,
la incrédula fe de creer que somos los elegidos,
la ignorancia de suponer que estamos solos,
en este ámbito consumista que aleja la autenticidad
que esperamos desde el inicio de la era, desde la razón;
y qué será, qué será, no cesan mis ansias de cuestionar,
porque pienso, siento, soy y es esa la sociedad salvada
los que sienten, piensan, s o n. 

Amarat

(Este poema lo escribí en el 2012, leía sobre Descartes y cómo su pensamiento fue aplazado por nuevos filósofos -como Spinoza- y me quedé pensando, en la evolución de las teorías, qué mágico resulta el cuestionar)

Anuncios

REMINISCENCIA  

Sonido a melancolía,
envuelve fantasmas
con los colores  
que te rodean

al fondo, arrebol
espera a desaparecer,
en esa deserción, 
el frescor del delirio

en esa falta siento  
la pasión extravagante
del mañana,
de quiénes esperan

en este minuto,
aprecio cada posibilidad,
ato siniestra la casualidad
valoro nuestra brevedad

refleja tu luz en
moléculas de hidrógeno
que se renuevan en un rayo
que se esfuma

¿Qué es existir?

si no momentos  
que se irán
como un día  
el sol también lo hará

Amarat

Rompiendo

Un infinito de posibilidades se te abre de par en par,
por un talento innato como desconocido, 
nociones que van contra tu programación de hombre perfecto, 
lucen más tentadoras ahora que la enfermedad te persigue,
no hay mucho que desaprovechar,  
la ocasión de convertirte en alguien -de salir del montón- 
comienza a saciarte de poder,  
comienza a satisfacerte como nada antes 
 
ya no eres a quien asaltan desapercibido, 
comienzas a notar, que eres tú el peligro,  
que eres tú al que temen y respetan,
dejaste de ser un individuo moral inmerso en las doctrinas diarias, 
te miraste al espejo, preguntándote: ¿por qué no? 
te colmaste del espacio que terminó por contaminarte,  
que te dejó desnudo y sin hogar,
abandonaste la trayectoria, la razón,  
la ambición se apoderó de ti 
 
cual perro hambriento que mata por comer, que mata por placer, 
te dejaste yacer en la riqueza fútil,  
finalizando con la simplicidad de los desayunos,  
modificando tus objetivos por lo que la industria quiso de ti: 
un sujeto despiadado, apto de cualquier acto ruin; 
maniobraste y maltrataste,  
aún en tus acciones, observamos  
tu curiosidad tardía por lo restringido 
 
un hombre al que la muerte espera y ya no teme,  
un hombre al que le negaron palabra cuando joven, 
al que le exigieron optar por el bien,
llenándole de tabúes, que vienes a enfrentar, 
un hombre, únicamente eso,  
en su más nefasta humanidad,
y pues, en cada historia se paga el daño ejercido, 
a ti, no te quedaba vuelta atrás, 
probaste del cielo quedándote sin respiro 
 
tuviste que reponer tremenda cuota de libertinaje, 
redimiéndote a tu manera atípica, aceptando consecuencias, 
retornando un poco de las almas que robaste,
-a pesar de eso- eres tú lo que nos evoca, 
que lo bueno puede esconder lo malo  
y que en lo malo, logras encontrar bondad 

Por eso, te echo de menos,  
cada que te pienso,  
Walter White. 

Amarat

1011592_10201313630695436_309969009_n

No tienes cabida

Hay corazones trasparentes
como el canto de un ruiseñor
ellos, por contrario al anhelo,
no fueron hechos para este orbe
lo corroboran las prontas partidas,
un corazón cuyo amor es fuego vibrante
no le pertenece a la jerarquía en Tierra

esta cárcel circular que habitamos
es sólo apta para quién sobrevive
para quién manipula alientos foráneos;
no para aquellos que no ven la inmundicia
la fase decrépita en la que nos hallamos,
no, sus ojos fueron sellados,
preservando su inocencia
con bendita ignorancia

sus días fueron desborde de felicidad,
hasta el último de ellos fue matizado
con aprecio sincero por la humanidad,
ellos no vieron los hilos que nos jalan
ni sufrieron la derrota de sus sueños
¿hay acaso algo más puro que eso?

ven, alúmbranos un rato
con tus gratos recuerdos,
que el sendero se complica
o lo enmarañamos nosotros,
al decidir hurgar en los intestinos
de un monstruo llamado sistema
¡oh, luminoso ser ido! que tu fe
se me contagie con un canto

que, por lo menos, uno de nosotros,
descansa ya de la voracidad que rodea,
que, por lo menos, una de nosotras
se convertirá en polvo estelar,
mantente luz, ente pasajero,
y al menos de vez en cuando,
ven e iluminamos un tanto

Amarat

no-tienes-cabida

Reivindícate, bruja

Entre pócimas abortivas
y conocimientos feministas
la santa inquisición y el pueblo
vieron en ellas una amenaza
optando por calcinarlas vivas

incendiaron sus capas de liberación
por no obedecer sus cánones de belleza
las condenaron por amarse

 entre ellas
por compartir sabiduría restringida
por incitar a la revuelta de mujeres

las cazaron, por correr desnudas en bosques
y rezarle a la Luna y sus poderes femeninos
miles de mujeres asesinadas por pelirrojas,
hoy las conmemoro, rebeldes, libertarias
el eco valiente de la resistencia pasad

a

Reivindícate maga que baila en mi alma,
no temas, sal a las calles y aprópiate de ellas
que escuchen nuestros embrujos y que tiemblen
con nuestros pasos acercándose, no le tememos
ya a la hoguera, hoy pasamos por encima de ella

hoy nos levantamos de las tumbas
reinventamos cenizas de brujas antepasadas
y con nuestra escoba en mano, salimos a volar,
a apoderarnos de los estados que haremos aptos
para las nietas de las hechiceras que no pudieron quemar

Amarat

brujas amart.png

 

Onírico

Si la muerte ha de buscarme
que, no venga lento ni deprisa
dejaré las persianas abiertas
pase Ud. cuando le apetezca
sé que no soy de este planeta

quiero que otros lo entiendan
que noten que, nunca hallé nido
en la civilización de asfalto corroído
que, me opuse a ella desde que crecí
que no paré de gritar hasta que fallecí

aspiro que les cuenten

que no perdí tiempo pues,
deposité mi corazón entero
en cuadernos escritos solos
que, hallé pasión en el cosmos

expandiendo mi visión
fuera de la selva de cemento
cuyo alimento, es la vida de ajenos
y yo… yo tuve en extremo suerte,
no me vi obligada a ello para sobrevivir

Nací con privilegios
mi espíritu rebelde
no fue condicionado
a ceder sus ideales
por dinero para panes

¡a mí me da arcadas eso!
saber que hay gobiernos
que, atentan contra su pueblo, que,
hay a quién no se le revuelve el vientre

al ver a un niño mendigando en calles

y sí, quizá no hice mucho
y sí, a veces faltaron palabras
incluso el valor de persistir
pero, hey, lo logré, no me rendí
seguí nadando a contracorriente

quiero que sepan con certeza
que me cuestioné entera
que me volé la cabeza
con 50 balas creativas
que me perdí en miradas

que, aprendí francés
y coseché plantas
y descarté tradiciones
para atreverme a amar
sin condiciones

Lo que, creo que trato de decir
es que no, nunca estuve contenta
con la sociedad y sus anticuados sistemas
(incluso con una porción de la humanidad
por su falta de inteligencia interpersonal)

pero que, amé como a nadie
el hecho de vivir, observé con gusto
la sincronía del vuelo de una bandada

de gaviotas, ustedes deben de conocer
que, amé con locura cada amigo, conocida

a lo que voy, por si
alguien no lo supo entonces
o por si acaso no lo sabe ahora:
no me arrepiento de nada, cariño,
esto es una experiencia inaudita

y elijo tatuar bajo mi piel esos días,
hacer un mapa estelar con mis cenizas
guardar mis memorias en tu eternidad,
es genial, al menos, mientras termina
la expectativa y se aproxima el -fin-

Amarat

la-muerte

Permanecer

Cuando duele entre costillas
justo en medio del estómago,
se abren con un puñal

indefinidas heridas
que te sofocan,
dejando agujeros
por los que el tiempo escapa

toma un sorbo
de una bebida helada
observa cómo
se dilata entre orificios
socavados por las huellas
que se marchan

respira, calma, inhala,

el dolor no se irá, no,
sólo aprenderás a
coexistir con la miseria
de ser de los que quedan.

Amarat

untitled.jpg

(Imagen de internet)