Desobedece, a veces 

Mis padres dicen que soy desobediente;
antes de acceder a sus mandatos,
he preguntado ¿por qué?
he refutado los estándares
quién determina qué gozar o no
(de lo que hace una nena o no)

y sí, quizá soy una insubordinada
chica del siglo XXI que cuestiona
¿por qué actuar como el resto?
a actuar como le nazca a uno
quizá lo opuesto a lo tradicional
a los parámetros de lo comercial
-existencia que se me hace natural-

no insinúo obviar consejos, jamás; mas
imponerse ¡no le permitas a nadie!
que en los retazos de libertad
que ‘lo civil’ nos concede
eres libre de ser quien prefieras
de vestir como gustes, de pensar como quieras,
de gustar a quien desees, de amar a quien decidas

de cometer los mismos errores, siempre,
puedes alejarte de quien conozcas,
comer y beber lo que te plazca,
eres libre de vivir a tu manera
mientras no lastimes a cualquiera ni
a ti misma, digo: vamos, aguanta, no cedas.

Amarat


Anuncios

Amor al alma

¡¿Cómo que no has amado a una mujer?!
admirado alguna diosa como Atenea, Gaia o Ishtar
engrandecido un tono como el de Yma Sumac o Edith Piaf
Cómo ignoras que has crecido con un poema de Sara Hale
o conocido historias como la de Anna Frank o Rosa Parks

¿Cómo no te enamoras de una mujer como Lady Godiva?
sin divisar su cuerpo como en el caso de Juana del Arco,
simplemente oyendo las entrevistas de Oriana Fallaci
o asombrándose con las hazañas de Irena Sendler
cómo excluyes la física de Lisa Meitner
o las teorías holísticas de Oliva Sabuco
e ideas educativas de María Montessori

¡¿Cómo no has amado a una mujer?!
una de verdad como la activista Sarojini Naidu
cuya palabra no se apagó, tal como Rosa Luxemburgo
que dijo “Quien no se mueve, no siente las cadenas”
aquellas que se inmortalizan como nuestro legado,
en ciencias, Mary Somerville, en arte, Camille Claudel
en la filosofía a María Zambrano. Es simple como
tipear <mujeres en la historia>  una tarde en internet

¿Cómo desaprovechas la dicha de amar a Frida Khalo?
no por su sexo ni su estancia sino por su ida que lastima
haciéndote añorar haberla presenciado como a Pizarnik,
quienes inspiran libertad como Micaela Bastidas o Flora Tristán
quienes te incitan a reformar como la inventora Hedy Lamarr.
Cómo no te dan una heroína como la samurái Tomoe Gozen
de esas que no son ficción como Agustina de Aragón
o aquellas aventureras como la pirata Mary Read
o la conquistadora chilena Inés de Suárez

¿Cómo las olvidan como a Mileva Maric o Amesia Sentia?
o las asesinan como en el caso de María Elena Moyano
¿Cómo es que nos privan así de nuestras ancestras?
Nos roban individuos cuyo error fatal fue nacer mujer
por ello te invito conocer mujeres como Maya Angelou
a amar a las que se fueron tal como Chien Shiung Wu,
a las están por ahí, Malala Yousafzai o Marjane Satrapi,
haz una expedición que si borran la mitad de la historia
es nuestro deber recomponerla nosotras (os)

Amarat

Este poema lo escribí por el 2014. Tenía una página llamada “Ladies of the Road”, en la cual hacía diseños con frases de mujeres en la historia. ¡Conocí tantas en tan poco tiempo! ¿Dónde estuvieron mientras crecía? Desaparecen mujeres. No solo las matan, sino también las olvidamos. Este es poema para encontrarlas. enamorarnos de ellas y sus historias.cropped-1000-ladies-of-the-road-final.png

Propiedad Privada

No pido dominio en
propiedades foraneas
pido trabajo y control
sobre mis cultivos

no voy imponiendo leyes
en territorios impropios
impongo mi voluntad
sobre mis límites

No solicito campos
ni un pedazo de tierra
sino el estómago
con el que nací

no cruzo fronteras
por mero capricho 
¿por qué otros sí?
siembra tus decisiones

fuera de mi guarida que
aunque ares con fuerza
aquí tu deforestación
no se aplica

Amarat

nviembre 2015

No le conoces

Tú no sabes quién es,
no conoces su entorno,
ni a quienes ha querido,
no has oído sus historias,
cuáles son sus tendencias
cuáles son sus desaciertos
cuán grande son sus sueños
o cuán inmensas sus aspiraciones

no estás en su pellejo no batallas sus riñas,
ni defiendes sus propósitos, no cargas su malestar,
no has curado sus dolencias y menos estarás en
sus caídas o brindando cuando alcance alegrías,
tú no le conoces, no eres un pariente ni un amigo
no estuviste cuando necesito a alguien ni estarás
cuando lo vuelva a requerir, no quieres entender
ni te preocupa comprender qué es lo que siente

no deseas ayudar, ¡solo quieres imponerte!
y, ¿por qué las opiniones han de ser ley?
no te metas donde no te compete,
no interfieras en nuestra autonomía,
que aunque exijas, no es tu decisión,
es nuestro cuerpo y mi palabra es religión,
no aquella que impones, que restriegas
con tal de sentirte superior al resto

trágate comentarios superfluos, desiste,
nadie debe seguir tu patrón ni tus modales,
que te basten tus creencias y tus desventuras,
confórmate con lo que piensas, sin imponerlo a
quien no comparte tu visión, ni seguirá tus reglas,
¡bienaventurados los que respetan! ¡los que toleran!

que se vayan a la mierda los que no,
déjanos decidir tranquilas y
líbranos ¡ya! de tu prisión

Amarat

ps: Este poema lo escribí hace años, cuando marchábamos por el ABORTO LEGAL en casos de violación en el Perú, que aún asi se nos fue negado, ahora, en cambio, nuestras hermanas argentinas han alcanzado un paso enorme, son un ejemplo de lo que hace la lucha en conjunto, asambleas, marchas y mucha sororidad. Es un suceso histórico. ¡La emoción no cabe en mi! Un abrazo a todas ustedes, ¡genias!

Perfecta

Ya estuve ahí, ya fui esa persona,
la que no arriesga, la que no empieza,
quien observa incierta y que nunca acierta,
ya pagué deudas de generaciones pasadas,
de mujeres inexistentes que no protestaron,
creyendo en los engaños que les contaron

Me vi ancha, me vi tonta y loca,
me vi insuficiente en el espejo,
me vi fea, me vi perversa e insegura,
me vi lo suficiente para no hacerlo más,
me cansé de buscar la perfección indicada,
de tener que anhelar a la familia soñada,
de preocuparme de lo que otros quieren

¡y vaya que miles quieren un trozo de mí!
un vientre de alquiler, la ama de casa que limpia callada,
que va a la iglesia, que cree en el destino, la suerte y el azar,
aquella mujer que se quiere tanto como para no engordar,
como para no fumar, como para no insultar; la chica
que nace para ser sombra de un caballero más

no soy esa dama prudente y eso no me hace mala,
no soy esa señorita que no discute para complacer,
que no tiene sugerencias, que no expresa ni siente,
no  estoy  para  ser  aquello  que  requieren  de  mí:
la mujer que no disfruta su libido, que no habla de intimidad,
porque es tabú mientras va presa en prejuicios y estereotipos,
muchos de los que viví y que ya no alcanzo a ser

En esta, mi vida; la ilusión mejor cantada de libertad,
bajo los parámetros de mis grandes limitaciones,
en esta, mi vida, no soy esa perfecta mujer y no me culpo más,
fui el reflejo de una sociedad banal, de los sueños de parientes
más viejos que en sus tumbas, revolviéndose están, así que sí,
ya complací a quiénes dijeron qué debo lucir o pensar

ya me vestí y me desvestí, ya guardé silencio y dejé de razonar
ya cedí, ya resistí, ya puse la otra mejilla y tragué mis lágrimas
ya fui poco fuerte,  ya  les  permití  derrotarme
me vi como objeto de publicidad, ya me sentí compañía
ya me perdí entre habladurías y competencias ridículas,
con  mujeres a la par de capaces que yo,
ya caí en lo más bajo: odié hallarme mujer

y no lo haré más, porque entiendo, esa no soy yo
solo la mejor versión de la intolerante, la no creyente,
la de los malos días y de los pésimos hábitos
no más la damisela en peligro sino una
mente emancipada que se acierta cada jornada
la persona que decide convertirse en quién desea

independiente de estereotipos que encasillan
que nos apartan de nuestro lado humanitario
los que nos dicen que amar diferente es malo
aquellos que nos hacen dispersarnos, así que no,
hoy no esconderé quién soy para agradarles
no estoy aquí para lidiar con apetitos ajenos
hoy no, no,  ni  nunca  más.

Amarat

https://www.facebook.com/Cosmonautaliteraria/

*La foto la saqué de una campaña de Victoria Secret llamada “The perfect body”.Y sí, eran en mayoría rubias, todas delgadas y altas. Como si ese fuera el único tipo de cuerpo perfecto. Este poema fue el primero que hice para sanarme como mujer, el primero para entender cuántas veces me perdí y el camino para no volver a hacerlo. Lo escribí el 05/11/2013 y aún trabajo en ello 🙂

perfecta