Unas horas antes

Estuve en ese bus,
en la misma ruta, quizá
el mismo asiento, pero horas antes.

Pensé en todas las posibilidades
que me acogerían esa tarde
los sueños que me esperan

mi familia recibiéndome en casa
pensé ¡Vaya soy libre y feliz!
después de un día de trabajo

y sin embargo, al llegar,
por las noticias me entero:
Eyvi no tuvo la misma suerte

Un acosador le ha prendido fuego
porque no puede poseerla, por lo
que es mejor que esté muerta

a que sea una mujer libre
y yo me pregunto ¿qué tanto
les aterra? Que seamos nuestras

que tomemos decisiones
en nuestro cuerpo que
no les conciernen a ellos

y es que estoy harta
de decir que nos matan
de temer que sea mi hermana

no queremos ser cifras
para un país feminicida
que nos entierra vivas

que elige no creernos
aun con pruebas de por medio,
porque somos mujeres y no le es suficiente

así que eligen estigmatizarnos,
llamándonos feminazis y locas,
eligen cosificarnos, compartiendo

nuestras fotos en sus grupos,
mofándose de cuando protestamos
y defendemos nuestros derechos

para luego ir con la cabeza gacha
proclamando que no son todos
los que asesinan y violan

cuando eso no es lo que importa,
cuando el peligro que vivimos en el Perú, por
ser mujer, es tan tangible que está a unas horas de distancia

Amarat

*Da tanta impotencia que existan casos como el de Eyvi Agreda, y da cólera que no nos crean cuando decimos que alguien nos acosa hasta que nos hace daño y es demasiado “real” para negarlo. Es un asco tener que seguir hablando de lo mismo, cuando lo que se pierde mientras tanto, son vidas humanas.

horas-de-distancia.png

Anuncios

Robar estrellas contigo

Recostados sobre el pasto recién cortado,
bajo las constelaciones susurrándonos,
pon tu mano alrededor de mi cuello

logro sentir la vibración que origina
tener tu energía echada con la mía,
observando el eclipse entre hierbas

esperando el momento
en el que la luna se duerma
para que no vea lo que sucederá

mi suspiro se envuelve en tu hálito,
que con un beso sello, no tengas prisa,
no te adelantes por carreteras de cornisas

regálame un sueño en tus brazos,
este momento previo, no regresará
el pacto está sellado, no hay vuelta atrás

que nos ampare la ausencia
que nos envuelva la noche y el
silencio de vecinos por despertar

que nos hagan cómplice los grillos
y las ratas escondidas en el puente
que aquí no existen espectadores

pues la cámara de la cuadra está dañada
y nadie puede atestiguar que, tú y
yo, nos fuimos a robar estrellas

Amarat

Robar estrellas contigo

Fue

Estaba hecha de problemas
como la luz que besa las tinieblas
o la cara de un perro sediento que
intenta una especie de fotosíntesis
con su lengua saboreando el aire

Era como despertar borracho, sin
saber en qué día estás o en dónde
o, a veces era la risa de la infancia,
el recuerdo precoz de los padres,
que compartimos, abrazándonos

Era como la brisa del mar a las 5
de la mañana en horario de trabajo
o, como el vaho que emiten las lomas
en una madrugada de abundante lluvia,
cuando al césped se le crispan las hojas

Era un cuarto sin focos o lucernas,
en el que nuestros resuellos se cobijaron,
la noche en la que vi tu alma esmeralda,
en donde pretensiones se desvanecieron,
en donde alcancé a ver tus pensamientos

Era un lugar, era una persona,
que sabía el escondite del petirrojo
que ha jugado a acariciar la muerte,
que sabía algo que nadie ha visto,
que lo sabía, pero que lo ha olvidado

Amarat

ANDES DE MI MEMORIA

Majestuoso te balanceas
a través de altos Alpes,
de montañas sagradas,
abres paso en las alturas,
imponiendo tu eminencia

no eres más que un viejo amigo
uno que descuidé en el Valle del Colca,
tu sombra recae en mi pecho malherido,
faltan horas, mis intestinos putrefactos
se transformarán en tu alimento  

O, ¿no te atreverías? si eres capaz de
juntar tus alas y lanzarte al abismo
por no tolerar soledad alguna, quizá,
entonces, tu de mí no almorzarías,
viendo el reflejo de mi alma partida

quizá tú de mi te apiadarías,
es que si el desamor no mata,
al menos, de unas cuantas,
te podría llegar a salvar

Amarat

*Cuando fui al Colca, me contaron que el cóndor al encontrar una pareja, es para toda la vida, tanto que si se muere; sube al abismo más alto y se tira con las alas cerradas; está historia me cautivo y sentí esa conexión con esta ave que podía entender la tristeza de perder a alguien, como yo en ese momento. Un poema a esa criatura mítica peruana 💚

Mujeres

Todos están prestos a hablar de ellas, 
hacen eco de sus pasos, con una balada, 
retratan su rostro con cientos de acuarelas, 
acogen su aguda voz, la ponen en cuerdas, 
incluso hacen nacer mármol de sus curvas, 
de sus cabellos logran innovar estructuras, 
de su cadáver se abren mausoleos y rosas 
 
en sus fuentes se renuevan los peregrinos, 
en sus caderas se enrollan cual pequeño niño, 
en sus vientres reposan cualquier pensamiento, 
en sus piernas despierta uno que otro, repentino, 
en sus oídos confesiones profundas han dormido, 
embelesados ellos admiran ¡tan hermosas criaturas! 
 
pero ¡vaya! no han notado que no somos sirenas, 
ni fábulas fantásticas, ni religiones, ni mitología, 
ni estamos echas de papel, ni de ninguna costilla, 
que no somos piezas a vislumbrar en un museo, 
que nuestro andar diario no es ninguna pasarela, 
no quieren entender ¡no somos hechas de arcilla! 
 
el androcentrismo ha hecho de ellas –nosotras-   
no intérpretes, no, sino una puta que los abandonó 
con la bragueta a medio cerrar, sin los zapatos puestos, 
-es que eso les da miedo- mirar más allá de sus pinturas, 
resolvernos más allá de lo aprehendido de otros resentidos, 
mirarnos a los ojos, no al escote ni el trasero, mirarnos el alma, 
les espanta verse desnudos en nuestras pupilas llenas de sabiduría 

les angustia que decidamos sobre y por nosotras, 
les da pesadillas imaginarnos abortando porque sí, 
porque no siempre, ni todas, queremos ser madres,  
les aterra a más no poder el observarnos menstruando, 
vernos en nuestros días malos, vernos desobedecerlos 
cuando salimos de lo prefabricado y vamos despeinadas 
 
cuando nos sentimos libres, libres en un orgasmo, 
cuando nos equivocamos y no somos estas señoritas 
que aparecen en las películas, que no somos esculturas, 
sino piel y arrugas, granos y estrías y celulitis por doquier; 
les escandaliza cuando somos sinceras y no poseemos filtros, 
aún no entiendo qué les asusta, tampoco podré comprenderlos 
 
porque a mí me gusta el sendero que sale de la ruta, 
me gustan mujeres en sus buenos días o trasnochadas, 
mujeres guerrilleras, mujeres que no ceden sus anhelos, 
mujeres que se aman primero; por ellas me reconstruyo, 
por ellas el cambio de clima, por ellas, canto de revolución,  
aunque nos enseñen a odiarnos, yo les juro mujeres, les amo 
 
Amo los distintos volúmenes de cabello que tenemos, 
amo los distintos tonos de voz alzándose en protesta, 
amo sus pasiones y acciones, sus puños de defensa, 
o cuando, como águilas sobrevuelan el cielo sureño 
por cuidar su nido; amo su creatividad desbocada, 
la locura por la cual le acusan de bruja, les amo y 
mañana cuando conozca nuevas, les amaré más

Amarat

Algo que aprendí al descubrirme feminista, fue a amar nuestras diferencias, cuando lo hice, cuando decidí no hablar mal de otras mujeres y no catalogarlas en “linda o fea” “gorda o flaca” me di cuenta de lo mucho que me perdía, ahora antes de criticar, trato de decir un cumplido ¿saben? Ya tenemos a un “mundo” que nos critica ¿por qué hacerlo entre nosotras? Así que hoy en el #Díadelamujer quiero celebrar a las mujeres de mi vida y animarlas a emprender la lucha por la equidad. Un abrazo y un gran beso ❤ ¡sigamos protestando, que juntas cambiaremos el mundo 😉

Agujero Negro

Hablaré del agujero negro que
en mi pecho ha erosionado,
hambriento consume 
uno a uno, mis órganos

Escribiré tal vez que
la mezcla de soledad y orgullo
me han dejado inestable,
contando los muertos

Imaginando las idas y vaivenes
del espectro que se marcha,
sí, te vas y arrasas con todo,
incinerando las memorias

Plasmaré en pocos versos
la fugacidad del multiverso
que se asemeja a deseos
escondidos del ayer

Fuerzas gravitatorias
conspiran contra mí;
quedo acunada en medio
de este agujero negro sinfín

Amarat

Oasis

Ráfagas de dunas diluidas
nos obligan a cerrar los ojos,
ramos de palmeras entrevén
un oasis que perjura cautivar
al errante con su voz de sirena,
llamando desde dentro del lago,
llamando con un coro envolvente

transeúnte, asoma a investigar
sobre lo prohibido –o perdido-
él ronda los mantos de arena
y aúlla tras las sombras que
quedan, tras exterminar al sol

quédate, el paraje de ventiscas
arrullará tus veladas con danzas
de tierra, adornará con vino tinto,
la furia que, de a pocos se acorrala
más y más, detrás de las montañas

Amarat

Haz el amor 

Creo que el amor
ha de ser aquel
sentir genuino,
vida post mortem

ha de ser música
probablemente arte,
el amor va a hacerte llorar
va a hacerte reír a explotar

vibrar,
como parlante
con el bombo
de la batería

haz el amor,
créalo de la nada
que destrocé tu alma
que la reconstruya,
permite que te sane

haz que el amor
complique todo
luego que lo simplifique,
hazlo ahora, que la vida
se nos va en suspiros 

Amarat

haz el amor

¿Qué decir de ti?

Qué decir de ti,  ojos color tiempo, cuando
las palabras marchan tras tus obras y
tú paciencia habla antes que tus actos
cuando no eres una imagen a calcar
sino una de la que aprender

has enriquecido mis días
con curiosidades inacabables,
de ti conservo abrazos y voces suaves
a la par de una que demanda mi juicio

Qué narrar de ti, padre,
he sido tallada de tus brazos
he sido extraída de tu corazón
para ser viva voz que clama justicia

de ti aprendí mi amor al prójimo
el desinterés al ayudar y el sacrificio
de entender más allá de nuestros límites
y vaya que tú y yo tenemos los nuestros

sabemos que varita no pisar
a menos que busquemos el incendio
aquel debate eterno de la sobremesa
que a cualquiera agarra desprevenido

tú me enseñas a defender mis ideas
a capa y espada aunque a otro moleste,
de ti, me llevo los días de camino al mercado
recolectando girasoles y enumerando mariposas
mientras escuchabas insensateces de una nena de nueve

No puedo darte más que gracias
y devolverte la cuota de escucha,
prometo re aprender de tus hazañas
porque como con una buena novela, padre mío,
De ti obtengo moralejas así sea la novena vez que te lea

Amarat

(En enero también es el cumpleaños de mi papá, y ya que le hice un poema a mamá, le tendía uno pendiente a él; mi relación con él es un tanto complicada, ambos tenemos pensamientos muy decididos y defendemos a muerte nuestras ideas -¡imaginarán la intensidad de esos debates!- pero hasta en esas disyuntivas, aprendo de él, así sea para reafirmar mis ideales o para cuestionarlos, lo quiero y admiro en demasía, agradezco tenerlo en mi vida. Feliz cumple Pa’)

que decir de ti.png

Crepuscular

no voy a escribirle al amor
jamás a ese tonto e idealizado amor,
en él que no creo nada (quizá poco)
no, ¡no le creo ni una pizca!
ya tuve de esos ¡cientos! amores
corrosivos, celosos, compulsivos

que son un anti-amor que
destruye muros fuertes,
que te obsesiona
te deja sin piso
con las defensas bajas,
no, tuve de ellos ¡miles!
ya amé con mi complacer y
dije sí cuando imploré un no

por lo que, este es el antídoto,
te entrego este queer-intento:
me descubro en debilidades
las convierto en fortaleza
en batallas conquistadas
no me rindo ni cedo sueños
amo con pasión, con deseo,
ya no con inseguridad
amo con mi pensamiento

te escojo y me escojo primero
me comparto y te consiento hacerlo
admito que me beses sin juramentos
que te quedes sin alientos
desbordado de afectos
¡no quiero darte nada!
sino mi aura etérea
momentánea, pasajera
yo no quiero una promesa
me basta con que me escojas
para compartir una tarde como esta 

Amarat