No le conoces

Tú no sabes quién es,
no conoces su entorno,
ni a quienes ha querido,
no has oído sus historias,
cuáles son sus tendencias
cuáles son sus desaciertos
cuán grande son sus sueños
o cuán inmensas sus aspiraciones

no estás en su pellejo no batallas sus riñas,
ni defiendes sus propósitos, no cargas su malestar,
no has curado sus dolencias y menos estarás en
sus caídas o brindando cuando alcance alegrías,
tú no le conoces, no eres un pariente ni un amigo
no estuviste cuando necesito a alguien ni estarás
cuando lo vuelva a requerir, no quieres entender
ni te preocupa comprender qué es lo que siente

no deseas ayudar, solo ¡quieres imponerte!
y, ¿por qué las opiniones son ley?
no te metas donde no te compete,
no interfieras en nuestra autonomía,
que aunque exijas, no es tu elección,
es nuestro cuerpo y mi palabra es religión,
no aquella que impones, que restriegas
con tal de sentirte superior al resto

trágate comentarios superfluos, desiste,
nadie debe seguir tu patrón ni tus modales,
que te baste con tus creencias y tus desventuras,
confórmate con lo que piensas, sin imponerlo a
quien no comparten tu visión, ni seguirá tus reglas,
¡bienaventurados los que respetan! ¡los que toleran! 

que se vayan a la mierda los que no,
déjanos decidir tranquilas y
líbranos ¡ya! de tu prisión 

Amarat

ps: Este poema lo escribí hace años, cuando marchábamos por el ABORTO LEGAL en casos de violación en el Perú, y aún asi se nos fue negado, ahora, en cambio, nuestras hermanas argentinas han alcanzado un paso enorme, son un ejemplo de lo que hace la lucha en conjunto, asambleas, marchas y mucha sororidad. Es suceso histórico. ¡La emoción no cabe en mi! Un abrazo a todas ustedes, ¡genias!

Anuncios

Unas horas antes

Estuve en ese bus,
en la misma ruta, quizá
el mismo asiento, pero horas antes.

Pensé en todas las posibilidades
que me acogerían esa tarde
los sueños que me esperan

mi familia recibiéndome en casa
pensé ¡Vaya soy libre y feliz!
después de un día de trabajo

y sin embargo, al llegar,
por las noticias me entero:
Eyvi no tuvo la misma suerte

Un acosador le ha prendido fuego
porque no puede poseerla, por lo
que es mejor que esté muerta

a que sea una mujer libre
y yo me pregunto ¿qué tanto
les aterra? Que seamos nuestras

que tomemos decisiones
en nuestro cuerpo que
no les conciernen a ellos

y es que estoy harta
de decir que nos matan
de temer que sea mi hermana

no queremos ser cifras
para un país feminicida
que nos entierra vivas

que elige no creernos
aun con pruebas de por medio,
porque somos mujeres y no le es suficiente

así que eligen estigmatizarnos,
llamándonos feminazis y locas,
eligen cosificarnos, compartiendo

nuestras fotos en sus grupos,
mofándose de cuando protestamos
y defendemos nuestros derechos

para luego ir con la cabeza gacha
proclamando que no son todos
los que asesinan y violan

cuando eso no es lo que importa,
cuando el peligro que vivimos en el Perú, por
ser mujer, es tan tangible que está a unas horas de distancia

Amarat

*Da tanta impotencia que existan casos como el de Eyvi Agreda, y da cólera que no nos crean cuando decimos que alguien nos acosa hasta que nos hace daño y es demasiado “real” para negarlo. Es un asco tener que seguir hablando de lo mismo, cuando lo que se pierde mientras tanto, son vidas humanas.

horas-de-distancia.png

Mujeres

Todos están prestos a hablar de ellas, 
hacen eco de sus pasos, con una balada, 
retratan su rostro con cientos de acuarelas, 
acogen su aguda voz, la ponen en cuerdas, 
incluso hacen nacer mármol de sus curvas, 
de sus cabellos logran innovar estructuras, 
de su cadáver se abren mausoleos y rosas 
 
en sus fuentes se renuevan los peregrinos, 
en sus caderas se enrollan cual pequeño niño, 
en sus vientres reposan cualquier pensamiento, 
en sus piernas despierta uno que otro, repentino, 
en sus oídos confesiones profundas han dormido, 
embelesados ellos admiran ¡tan hermosas criaturas! 
 
pero ¡vaya! no han notado que no somos sirenas, 
ni fábulas fantásticas, ni religiones, ni mitología, 
ni estamos echas de papel, ni de ninguna costilla, 
que no somos piezas a vislumbrar en un museo, 
que nuestro andar diario no es ninguna pasarela, 
no quieren entender ¡no somos hechas de arcilla! 
 
el androcentrismo ha hecho de ellas –nosotras-   
no intérpretes, no, sino una puta que los abandonó 
con la bragueta a medio cerrar, sin los zapatos puestos, 
-es que eso les da miedo- mirar más allá de sus pinturas, 
resolvernos más allá de lo aprehendido de otros resentidos, 
mirarnos a los ojos, no al escote ni el trasero, mirarnos el alma, 
les espanta verse desnudos en nuestras pupilas llenas de sabiduría 

les angustia que decidamos sobre y por nosotras, 
les da pesadillas imaginarnos abortando porque sí, 
porque no siempre, ni todas, queremos ser madres,  
les aterra a más no poder el observarnos menstruando, 
vernos en nuestros días malos, vernos desobedecerlos 
cuando salimos de lo prefabricado y vamos despeinadas 
 
cuando nos sentimos libres, libres en un orgasmo, 
cuando nos equivocamos y no somos estas señoritas 
que aparecen en las películas, que no somos esculturas, 
sino piel y arrugas, granos y estrías y celulitis por doquier; 
les escandaliza cuando somos sinceras y no poseemos filtros, 
aún no entiendo qué les asusta, tampoco podré comprenderlos 
 
porque a mí me gusta el sendero que sale de la ruta, 
me gustan mujeres en sus buenos días o trasnochadas, 
mujeres guerrilleras, mujeres que no ceden sus anhelos, 
mujeres que se aman primero; por ellas me reconstruyo, 
por ellas el cambio de clima, por ellas, canto de revolución,  
aunque nos enseñen a odiarnos, yo les juro mujeres, les amo 
 
Amo los distintos volúmenes de cabello que tenemos, 
amo los distintos tonos de voz alzándose en protesta, 
amo sus pasiones y acciones, sus puños de defensa, 
o cuando, como águilas sobrevuelan el cielo sureño 
por cuidar su nido; amo su creatividad desbocada, 
la locura por la cual le acusan de bruja, les amo y 
mañana cuando conozca nuevas, les amaré más

Amarat

Algo que aprendí al descubrirme feminista, fue a amar nuestras diferencias, cuando lo hice, cuando decidí no hablar mal de otras mujeres y no catalogarlas en “linda o fea” “gorda o flaca” me di cuenta de lo mucho que me perdía, ahora antes de criticar, trato de decir un cumplido ¿saben? Ya tenemos a un “mundo” que nos critica ¿por qué hacerlo entre nosotras? Así que hoy en el #Díadelamujer quiero celebrar a las mujeres de mi vida y animarlas a emprender la lucha por la equidad. Un abrazo y un gran beso ❤ ¡sigamos protestando, que juntas cambiaremos el mundo 😉

María Elena Moyano

El día de ayer, 15 de Febrero, se conmemora la muerte de una luchadora social, dirigente vecinal y líder feminista, María Elena Moyano Delgado, nacida en Barranco el 29 de Noviembre de 1958, es un ejemplo de lucha constante, y por ello es conocida como ”Madre Coraje”

 

En los 90’s en Lima y en todo el Perú, se vivía un clima de angustia, el pueblo peruano era asediado por el terrorismo (y la corrupción del Estado), María Elena, por su parte, decidió hacerle frente, alzando su voz contra Sendero Luminoso, por la lucha contra la pobreza y por la defensa de los derechos humanos, en especial, los derechos de la mujer.

Moyano enfocó su lucha a la Comunidad Autogestionaria de Villa El Salvador, tanto que en 1983 la nombraron como su delegada ante una convención, donde se formó la Federación de Mujeres o FEDEPOMUVES (integrada en ese entonces por 105 presidentas de clubes de madres y 450 coordinadoras d

 

el Vaso de Leche), llegó a ser presidenta en el 86 y reelegida en el 88.

Se la eligió como teniente alcaldesa de la municipalidad distrital de Villa El Salvador, integrante del movimiento político Izquierda Unida, encabezado por Michael Azcueta.

La crítica a Sendero Luminoso se agudiza cuando el grupo publica volantes diciendo que Moyano se quedó con el dinero de donaciones extranjeras.
En Setiembre del 91, María Elena los desmiente

 

sentenciando “… la revolución no es muerte ni imposición, ni sometimiento, ni fanatismo…”.

El 15 de Febrero de 1992, con 33 años, María Elena Moyano Delgado, es asesinada por un comando asesino de Sendero, dejando a sus hijos de tan solo 10 y 8 años de edad.
María Elena Moyano fue despedazada y descuartizada con el fin de desatar el terror en la gente que se oponía a ellos; su esposo y sus hijos dejaron el país y se asilan en España.

La lucha de esta grandiosa mujer no fue en vano, su coraje despertó una llama en nosotr@s, por mujeres como ella, hoy nadie nos para 😉

Ladies of the Road

Fuente: Wikipedia, El Comercio

1maeiaelenamoyano.jpg

 

 

 

Amor al alma

¡¿Cómo que no has amado a una mujer?!
admirado a alguna diosa como Atenea, Gaia o Ishtar
engrandecido un tono como el de Yma Sumac o Edith Piaf
Cómo ignoras que has crecido con un poema de Sara Hale
o conocido historias, como la de Anna Frank o Rosa Parks

¿Cómo no te has enamorado de una mujer como Lady Godiva?
sin haber visto su cuerpo como es el caso de Juana del Arco
simplemente oyendo la ideología de Oriana  Fallaci
o asombrándote con las batallas de Irena Sendler
cómo no conoces los descubrimientos de Lisa Meitner
las   mil    teorías   de   Oliva   Sabuco
e ideas revolucionarias de María Montessori

¡¿Cómo no has amado a una mujer?!
una de esas de verdad como Sarojini Naidu
cuya palabra no fue apagada, tal como Rosa Luxemburgo
que dijo “Quien  no  se  mueve,  no  siente las cadenas”
aquellas que se inmortalizan en nuestro pasado:
en ciencias a Mary Somerville, en arte a Camille Claudel
o  en  la  filosofía a  María  Zambrano
o tipeando -mujeres en la historia-  una tarde en internet
cómo has desaprovechado la dicha de amar a Frida Khalo
no por su sexo, ni por su estancia sino por su ida que lastima
haciéndote añorar haberla presenciado como a Pizarnik

Personas que inspiran tal como Micaela Bastidas
que te incitan a reformar tal como  Hedy Lamarr
cómo no te dan una heroína como la samurái Tomoe Gozen
de  esas  que  no  son  ficción  como   Agustina  de  Aragón
o aquellas aventureras como la pirata Mary Read
o   la   conquistadora   Inés   de   Suárez

¿Cómo las olvidan como a  Mileva Maric o Amesia Sentia?
o las asesinan como en el caso de María Elena Moyano
cómo es que nos privan así de nuestro legado
robándonos individuos cuyo error fatal fue nacer mujer
por ello te invito conocer mujeres como Maya Angelou
a amar a las que se fueron como Chien Shiung Wu,
a las están por ahí, Malala Yousafzai
o Marjane Satrapi, pero de prisa
que si borran nuestra historia
debemos  redescubrirla  nosotros(as)

Amarat

Original de Ladies of the Road

cropped-1000-ladies-of-the-road-final.png