Rebelarte

Soy nube y galaxia   
un halo, un viaje, 
un rostro rebelde  
un extraterrestre 
 
curiosidad, melancolía, 
una fotografía, un otoño, 
soy ruido a veces silencio   
soy unos cuantos minutos 
 
una canción, una amistad 
unos previos, un problema   
un te quiero y un hasta luego  
soy una historia y sus secretos 
 
una distancia kilométrica  
una madrugada a solas
el músico de mis sueños   
la huella bajo la lluvia 
 
magia acorralada en un frasco:
escribo sublimes absurdo 
de un alma atrapada en
el mundo de concreto 
 
pensamiento creativo, 
lo extraviado de la fe, 
no vivo, no muero, 
solo ando por aquí

Amarat

Anuncios

Amo

No quiero un cubículo
no quiero una jefes
ni horarios de oficina
no quiero pasar la vida
detrás de un escritorio
que no me describe

no quiero perder la pasión
despertarme un solo día
sin amarlo por completo
sin llevarlo al extremo
no quiero servirle a alguien

producir un film ajeno
en el que no creo
no quiero hacer televisión
o la porquería que la suplanta
haciéndose llamar programas

no quiero venderme por unos dólares
ni traficar cuerpos para publicidad
ni rentar mis ideas para comer
con gusto viviré a las justas
escribiendo en calles ocultas

con gusto olvidaré mi nombre
me rendiré como un discípulo,
con gusto he de perder mis años
si se traducen en hacer lo que amo

Amarat

(No está demás decir que lamentablemente trabajar en lo que amamos, muchas veces queda en utopía, por lo que, a pesar de que trabajar para ganar dinero sea necesario, igual es indispensable buscar unos momentos para realizar nuestros sueños)

Pienso

Pienso, la verdad indiscutible por la que parte Descartes:
Pienso, luego existo; luego soy, luego desaparezco,
me sumerjo en mis adentros, reflexiones me llevan lejos,
impulsos eléctricos que despegan mis pies del suelo,
que me empujan y me transportan al multiverso añorado;
cuando entre tanto, el espacio se divide en partículas microscópicas que
componen galaxias, estrellas, microorganismos con vida o restos de ella,
divago… deambulo, mi pensamiento se torna sombrío como certero :
somos nada, somos uno, una casualidad entre trillones

energía creciente que forma universos paralelos,
tan   a n ó n i m o s   como nuestro   u l t e r i o r,
probabilidades, oportunidades, depende del ángulo focal,
del filtro que nos ponemos al ver, como quién pasa a mirar;
pienso, pienso mucho, requiero un por qué y un para qué,
mientras ideas surgen innatas como huella del infinito estelar,
como si alguna célula en mí lo supiese desde de siempre,
como si estuviese impreso en alguna parte, de cierta forma
Pienso, luego existo ¿O existo y por ende pienso?

existo, siento ¿o es un parecer? una distracción de “La mátrix”
nuestras percepciones nos restringen, las falsas creencias,
la incrédula fe de creer que somos los elegidos,
la ignorancia de suponer que estamos solos,
en este ámbito consumista que aleja la autenticidad
que esperamos desde el inicio de la era, desde la razón;
y qué será, qué será, no cesan mis ansias de cuestionar,
porque pienso, siento, soy y es esa la sociedad salvada
los que sienten, piensan, s o n. 

Amarat

(Este poema lo escribí en el 2012, leía sobre Descartes y cómo su pensamiento fue aplazado por nuevos filósofos -como Spinoza- y me quedé pensando, en la evolución de las teorías, qué mágico resulta el cuestionar)

General Sherman

A las rodillas del tallo
de un arcaico árbol
he venido a apoyar
las vértebras

un martes
mientras regreso
del mercado  

Reposo mi andar
en sus raíces
mi espíritu se calma
abalanzado por ramas

acariciado por hojas,
se calma como el
llanto de un niño

Su tronco de madera oscura
me columpia revelándome
a fieras pasadas
-distrayéndome-

con frutos redondos,
calma el lamento;
al menos por ahora

Amarat

img_2228

Advertencia

Los caballos vuelan,
dan brincos al correr
elevan sus cuatro patas,
flotando en la atmósfera

los caballos nadan,
se sumergen en ríos
y cruzan el Pacífico
con la cabeza en alto

los caballos escalan,
osados atraviesan riscos,
montes andinos que
trepan a gusto

puedes ser espectador,
con suerte, compañero,
pero evita ser dueño,
que los caballos sueñan

Amarat

img_2174

Hincapié 

Despacio, despacito 
casi, casi, imperceptible 
Se apropian de tu entidad, 
cual juguete en un estante, 
planean, deciden, 
escogen por ti  

¿Cómo será tu existir?
¿Qué atajos has de seguir?
¿Por qué dejarlos?  
Y contentarlos, si al menos,  
la existencia imposible
 les puedes hacer

Amarat

img_1977

Pasos de libertad 

despiertas gris como un cervatillo de invierno 
un día que todavía no decide cómo sentirse 
soñolienta bostezas mientras rayos solares 
te acarician, asomándose tímidos por la ventana,
te levantas, te estiras ¿gustas de un paseo? 
emprendes el viaje, caminas sin cesar 
 
junto a los árboles te deslizas 
ballet sosegado de plazas análogas 
¿ Qué  tienes  de  particular ? 
mirada ambivalente de vileza y piedad 
tus suaves y rebeldes cabellos 
tu manera alegre de rondar 
 
cuando das pasos sola y te detienes 
demandando de alguien más 
radiante joya de manantial 
eres júbilo y serenidad 
hermosa, eres hermosa 
y contemplarte es sensacional

Amarat

 

pasos de libertad

Libertad

No sabemos -de hecho- lo que eres,
concepto inefable puesto en palabra
¿Dónde será que te obtengo?
Quizá en campos de la infancia
entre montes de mi hipotálamo

No, no tienes cabida en este plano,
sin embargo, libertad, sin embargo,
te siento en esta grieta en la que
me arropo a diario, para darme
espacio, resguardo del tiempo,
que no mide el cómo pasa

Libertad

¿Será que nacemos contigo?
o que si quiera te conocemos,
o es que nos fuiste arrebatada
incluso antes de poder palparte,
por qué te siento jaula en pecho,
tu anhelo me instiga a perseguirte
como un buitre rondando la muerte

Mis ojos cerrados te oyen susurrar,
vuelcas en mí el sabor a esperanza
con esa sonrisa que compartimos,
te observo en una caricia solitaria 

Estás aquí, en calles del Centro
cuando la tomamos cientos,
reconquistando derechos;
eres paraíso en mi pensamiento
el sueño de América, que no me vendieron
pero que hallo en el accionar fuera del guion
preestablecido -por autoridades extranjeras-

Libertad

Tal vez, eres un querer errado
que no nos han ni enseñado
porque nos vendaron párpados
(y manos) quizá no te conozco,
aunque eres inherente al alma,
a lo mejor, si cerramos los ojos,
bien, hagámoslo ahora que quiero oír
el silbido de aves que habitan tus pulmones,
el canto de las sirenas que habitan tu garganta

Libertad, crisálida prometida,
sólo podré sentirte en la brisa,
en el intermedio de mis hemisferios,
no eres algo que halle en concreto
sino una vibración de mi epidermis,
eres un agasajo para mi cerebro,
la pausa entre realidad y fantasía
¿Será que dejarás de ser utopía?

Amarat

libertad