Barroco

Hay un tiempo
donde la vida es un sueño
y los sueños son la vida misma,
hay un tiempo, sí; mas no lo habrá,
quedará en el vacío de viejas épocas,
cuando abrazados ansiamos no despertar,
cuando fuiste el día altivo; yo, la noche calma
que juntándose a hurtadillas, veían el ciclo pasar

¡Ay!, ¿Qué serán de las memorias perdidas?
¿las rescatarán del inmundo infinito paso firme del reloj?
¿Impedirán que se esfumen del contexto que no viviremos?
¿Se mantendrán anécdotas de una tarde que no debió acabar?

Quién nos recordará cuando pasen cien años
y la tierra nos haya absorbido, dejando huesos
que no extrañaran ¿Existirás alma eterna? ¿plano
ancestral? acaso, ¿alguna creencia nos aguardará?

Por lo menos un individuo ¿sabrá mis alegrías?
¿de lo que fue mi estadía en la comunidad?
será un tataranieto, un pariente lejano,
quizá un fan a destiempo o un ente
que sepa que esto es un sueño,
que hubo un tiempo

Y
no lo habrá más…

Amarat

2012. Este es uno de los primeros poemas que hice. Siempre me ha intrigado el paso del tiempo, el cambio de eras y su influencia en nosotr@s. 

Anuncios

Políticamente incorrecto

Mentira, mentirita,
seas luz o seas niebla,
mi lengua está presta:
pronuncia habladurías.
mis orejas gozan al oírte

(no entiendo por qué)

pienso, con ironía: es posible
que nos enseñaran mal y que
sea la verdad lo que está jodido,
dado que cuando la escucho,
por lo general, no la pido
y no consigue agradarme

(ni cuando yo la digo)

así que opto por lo relativo
me convenzo de que mentir
es necesario cuando la realidad
no es apta para todos, sin embargo,
por más mentiras que divulguemos
la conciencia no miente de regreso

(la pregunta es: ¿logras convivir con ello?)

Amarat

2015. Con este poema intentaba descifrar por qué mentimos. Nos dijeron que mentir es malo pero no nos advirtieron que la verdad no es soportable para tod@s. ¡Dilemas!