Amo

No quiero un cubículo
no quiero una jefes
ni horarios de oficina
no quiero pasar la vida
detrás de un escritorio
que no me describe

no quiero perder la pasión
despertarme un solo día
sin amarlo por completo
sin llevarlo al extremo
no quiero servirle a alguien

producir un film ajeno
en el que no creo
no quiero hacer televisión
o la porquería que la suplanta
haciéndose llamar programas

no quiero venderme por unos dólares
ni traficar cuerpos para publicidad
ni rentar mis ideas para comer
con gusto viviré a las justas
escribiendo en calles ocultas

con gusto olvidaré mi nombre
me rendiré como un discípulo,
con gusto he de perder mis años
si se traducen en hacer lo que amo

Amarat

(No está demás decir que lamentablemente trabajar en lo que amamos, muchas veces queda en utopía, por lo que, a pesar de que trabajar para ganar dinero sea necesario, igual es indispensable buscar unos momentos para realizar nuestros sueños)

Anuncios

Pienso

Pienso, la verdad indiscutible por la que parte Descartes:
Pienso, luego existo; luego soy, luego desaparezco,
me sumerjo en mis adentros, reflexiones me llevan lejos,
impulsos eléctricos que despegan mis pies del suelo,
que me empujan y me transportan al multiverso añorado;
cuando entre tanto, el espacio se divide en partículas microscópicas que
componen galaxias, estrellas, microorganismos con vida o restos de ella,
divago… deambulo, mi pensamiento se torna sombrío como certero :
somos nada, somos uno, una casualidad entre trillones

energía creciente que forma universos paralelos,
tan   a n ó n i m o s   como nuestro   u l t e r i o r,
probabilidades, oportunidades, depende del ángulo focal,
del filtro que nos ponemos al ver, como quién pasa a mirar;
pienso, pienso mucho, requiero un por qué y un para qué,
mientras ideas surgen innatas como huella del infinito estelar,
como si alguna célula en mí lo supiese desde de siempre,
como si estuviese impreso en alguna parte, de cierta forma
Pienso, luego existo ¿O existo y por ende pienso?

existo, siento ¿o es un parecer? una distracción de “La mátrix”
nuestras percepciones nos restringen, las falsas creencias,
la incrédula fe de creer que somos los elegidos,
la ignorancia de suponer que estamos solos,
en este ámbito consumista que aleja la autenticidad
que esperamos desde el inicio de la era, desde la razón;
y qué será, qué será, no cesan mis ansias de cuestionar,
porque pienso, siento, soy y es esa la sociedad salvada
los que sienten, piensan, s o n. 

Amarat

(Este poema lo escribí en el 2012, leía sobre Descartes y cómo su pensamiento fue aplazado por nuevos filósofos -como Spinoza- y me quedé pensando, en la evolución de las teorías, qué mágico resulta el cuestionar)

Barroco

Un tiempo donde la vida es un sueño
y los sueños son la vida misma,
hay un tiempo, sí; mas ya no lo habrá,
quedará en el vacío de viejas épocas,
cuando ansiábamos no despertar, en
cual eras el día altivo; yo, la noche calma,
juntándonos a hurtadillas, para el ciclo pasar

¡Ay!, ¿Qué serán de las memorias perdidas? ¿las hallarán
o las rescatarán del inmundo infinito paso firme del reloj?
¿Impedirán que se esfumen del contexto que no viviremos?
¿Se mantendrán anécdotas de una tarde que no debió acabar?

Quién nos recordará cuando pasen cien años
y la tierra 
nos haya absorbido, dejando huesos
que no extrañarán 
¿Existirás alma eterna? ¿plano
ancestral? 
acaso, ¿alguna creencia nos aguardará?

Por lo menos un individuo ¿sabrá mis alegrías?
¿de lo que fue mi estadía en la comunidad?
será un tataranieto, un pariente lejano,
quizá un fan a destiempo o un ente
que sepa que esto es un sueño,
que hubo un tiempo

que ya no lo habrá…

Amarat

(Este es uno de los primeros poemas que hice, allá por el 2012, mi estilo ha variado 🙈)

Hincapié 

Despacio, despacito 
casi, casi, imperceptible 
Se apropian de tu entidad, 
cual juguete en un estante, 
planean, deciden, 
escogen por ti  

¿Cómo será tu existir?
¿Qué atajos has de seguir?
¿Por qué dejarlos?  
Y contentarlos, si al menos,  
la existencia imposible
 les puedes hacer

Amarat

img_1977

UN PAR DE OJOS TRISTES

los ojos tristes de un animal
que transita las calles de Lima 
buscan en mis ojos, con miedo,
la bondad de la humanidad 
de la que ha oído hablar

pero mis pasos aprisa 
siguen de largo en la vía 
y mi aura de problemas 
se retuerce con apatía 
volteo, ha caído la mirada

ha perdido la esperanza
entre la multitud que la apaga
mi rutina no me permite retornar
me subo al bus y lo veo retirarse
cansado, soy una más que se aleja

me sumerjo en pensamientos
mas, mi inconsciente lo evoca
se cuela en mis memorias
sus huesos desahuciados
por el hambre corrosiva

este planeta no da abrigo
ni a bestias ni a humanos
y como él, mil otras caras
de animales, que no son sino,
el rostro de nuestra indiferencia

Amarat

 

img_1078

Tonalidades

No me pongas un color 
mi piel abarca cada gama 
es tan clara como mis palabras 
y tan oscura como mis instintos 
 
es tan mestiza 
que te lleva dentro 
a ti, Tierra y 
sus habitantes 
 
mi piel  
únicamente tiene matices 
entre luces fluorescentes 
o iluminación a luz de vela 
 
mis pigmentos, de ti se burlan 
pues en ellos 
ves la diferencia 
mas no la indiferencia que conllevan 
 
y si andas pendiente de ellos,
vete, vete lejos que
nuestros colores
 
no te necesitan

Amarat

 

tonalidades

Realidad

La realidad de lo que vemos es un 
efecto secundario de las córneas,
no está ahí ni en una cuarta parte,
es una alteración imperceptible 
 
un paralelo al multicosmos 
que recreamos ‘n’ veces, 
por lo que nos enseñan 
y lo que logramos apreciar 
 
defecto de normalidad injerto 
en nuestra médula, tanto que, 
se juzga y prohíbe en base a  
ella, pero, ¿qué es lo normal? 
 
¿Qué es la realidad? 
Lo que vivo en 4 paredes 
o la guerra en Siria 
¿qué es lo real? 
Mi conexión a internet o 
lo que pasa en la deep web 
 
¿Qué es el bien o el mal? 
Robar para comer, catolizar para mentir 
¿Hay límites? Si el universo no los tiene 
 
¿Qué diferencia a un humano  
de un meteorito inhóspito?
¿Qué nos diferencia de las bacterias?
o las plagas que se multiplican sinsentido 
que arrasan con lo gentil que queda 
de esta atmósfera salvaje 
 
porque es distinto ¿cierto? 
¡claro que no! si lo percibimos 
-a salvo- desde Plutón, pues 
si de realidades hablamos, 
esta es la situación de Tierra:
la estamos asesinando como un 
streptococcus pneumoniae a un pulmón

Amarat

toronto-housing-bubble

Qwerty

La era tecnológica ha arribado,
nos ha asaltado progresivamente,
se ha acoplado en nuestros trabajos 
 
nuestro comunicar, en nuestros hogares, 
amenazando con robar papel trazado a mano, 
alardea el fin de la comida elaborada o del teatro 
 
pretende entrar en nuestros cuerpos 
en órganos impresos o brazos robóticos,
incluso ahora me roba versos de lapicero 
 
supongo que lo que importante 
es ser responsable y la utilidad del medio,  
digo, genial mientras no seamos su instrumento 

Amarat

Grimy computer keyboard, focusing on QWERTY keys.
DYPP83 Grimy computer keyboard, focusing on QWERTY keys.

Libertad

No sabemos -de hecho- lo que eres,
concepto inefable puesto en palabra
¿Dónde será que te obtengo?
Quizá en campos de la infancia
entre montes de mi hipotálamo

No, no tienes cabida en este plano,
sin embargo, libertad, sin embargo,
te siento en esta grieta en la que
me arropo a diario, para darme
espacio, resguardo del tiempo,
que no mide el cómo pasa

Libertad

¿Será que nacemos contigo?
o que si quiera te conocemos,
o es que nos fuiste arrebatada
incluso antes de poder palparte,
por qué te siento jaula en pecho,
tu anhelo me instiga a perseguirte
como un buitre rondando la muerte

Mis ojos cerrados te oyen susurrar,
vuelcas en mí el sabor a esperanza
con esa sonrisa que compartimos,
te observo en una caricia solitaria 

Estás aquí, en calles del Centro
cuando la tomamos cientos,
reconquistando derechos;
eres paraíso en mi pensamiento
el sueño de América, que no me vendieron
pero que hallo en el accionar fuera del guion
preestablecido -por autoridades extranjeras-

Libertad

Tal vez, eres un querer errado
que no nos han ni enseñado
porque nos vendaron párpados
(y manos) quizá no te conozco,
aunque eres inherente al alma,
a lo mejor, si cerramos los ojos,
bien, hagámoslo ahora que quiero oír
el silbido de aves que habitan tus pulmones,
el canto de las sirenas que habitan tu garganta

Libertad, crisálida prometida,
sólo podré sentirte en la brisa,
en el intermedio de mis hemisferios,
no eres algo que halle en concreto
sino una vibración de mi epidermis,
eres un agasajo para mi cerebro,
la pausa entre realidad y fantasía
¿Será que dejarás de ser utopía?

Amarat

libertad

Rompiendo

Un infinito de posibilidades se te abre de par en par,
por un talento innato como desconocido, 
nociones que van contra tu programación de hombre perfecto, 
lucen más tentadoras ahora que la enfermedad te persigue,
no hay mucho que desaprovechar,  
la ocasión de convertirte en alguien -de salir del montón- 
comienza a saciarte de poder,  
comienza a satisfacerte como nada antes 
 
ya no eres a quien asaltan desapercibido, 
comienzas a notar, que eres tú el peligro,  
que eres tú al que temen y respetan,
dejaste de ser un individuo moral inmerso en las doctrinas diarias, 
te miraste al espejo, preguntándote: ¿por qué no? 
te colmaste del espacio que terminó por contaminarte,  
que te dejó desnudo y sin hogar,
abandonaste la trayectoria, la razón,  
la ambición se apoderó de ti 
 
cual perro hambriento que mata por comer, que mata por placer, 
te dejaste yacer en la riqueza fútil,  
finalizando con la simplicidad de los desayunos,  
modificando tus objetivos por lo que la industria quiso de ti: 
un sujeto despiadado, apto de cualquier acto ruin; 
maniobraste y maltrataste,  
aún en tus acciones, observamos  
tu curiosidad tardía por lo restringido 
 
un hombre al que la muerte espera y ya no teme,  
un hombre al que le negaron palabra cuando joven, 
al que le exigieron optar por el bien,
llenándole de tabúes, que vienes a enfrentar, 
un hombre, únicamente eso,  
en su más nefasta humanidad,
y pues, en cada historia se paga el daño ejercido, 
a ti, no te quedaba vuelta atrás, 
probaste del cielo quedándote sin respiro 
 
tuviste que reponer tremenda cuota de libertinaje, 
redimiéndote a tu manera atípica, aceptando consecuencias, 
retornando un poco de las almas que robaste,
-a pesar de eso- eres tú lo que nos evoca, 
que lo bueno puede esconder lo malo  
y que en lo malo, logras encontrar bondad 

Por eso, te echo de menos,  
cada que te pienso,  
Walter White. 

Amarat

1011592_10201313630695436_309969009_n