Whisky

Si me enamoro de ti
que eres un enigma, 
que eres controversia,
acariciarías mi frente por horas,
tus pulgares trenzarían cabellos,
me abandonaría en esa tu cintura 

sumergiéndome en tu ombligo,
podría besar tu celestial centro,
absorber la miel dentro de él…
qué ocurre si me enamoro de ti,
si relegamos que eres una utopía,
qué ocurre si me pierdo en tu boca

quien con dulzura me besa,
quien con temor se aleja,
podría enamorarme de ti
una velada taciturna como esta,
en la cual admiro tus ojos sellados,
en cual aspiro tu hedor de frambuesas

podría deslizarme
en esas tus piernas,
olvidando mi apellido
en un bosque infinito;
podría enamorarme de ti 
o, como ahora, verte partir

Amarat

whisky

Anuncios

Adiós

Crisantemo
dorado, distante,
no volveré a verte florecer
mi bahía no resguardará tu crecer

Otros, visitantes
de tu trascurso
otros, los lirios
que te rodeen

Oh, crisantemo mío,
no adornas más mis tardes,
te arranco de mi jardín secreto
me revuelco en la tierra ausente

Podrido,
el campo humeante
vacío, te digo adiós
con un beso en la frente

Amarat

Haz el amor 

Creo el amor
como aquel
sentir genuino,
vida post mortem

ha de ser música,
probablemente arte,
el amor te hará llorar
te hará reír hasta explotar

vibrar
como parlante
con el bombo
de esa batería

haz el amor,
créalo de la nada,
que destrocé tu alma
permite que la reconstruya,
concédele el deseo de sanarte

haz el amor,
que complique todo
para que lo simplifique,
hazlo, pronto, la vida
se nos va en suspiros

Amarat

2015. El amor es un sentimiento complicado, más si le ponemos trabas. Hagamos el amor, sin miedo, que nos cubra su magia.

No te enamores

Así como consejo -o advertencia-
manifiesto: no te enamores del amor,
no lo limites a valles heteronormativos
ni a avenidas monógamas y falocentristas

no opaques al amor con imposiciones o
deseos adquisitivos, este no se capitaliza,
nuestras anatomías son una anarquía
no hay disputas ni guerras frías

no fuerces al amor que es ingenuo,
no juegues a amar que es dinamita,
no combatas por él que es de cristal

no hagas del querer tu rutina
ni ese compuesto que se bota
una vez lo hayamos consumido
¡no lo ates a lo preestablecido!

No te enamores del amor
que está ilustrado en fábulas
no recicles las figuras de afecto
que de románticos están hechos
cada uno de los divorcios pactados.

Amarat

Definitivo

Y aquí estamos, amor,
llegamos al punto de no retorno
¿cierto? ¡¿Tienes idea cómo dueles?!
como una daga clavándose en
mi aorta, reiteradas veces
 
abres mi esternón, expones mis cavidades
para acunar tu ausencia en un rincón de mi pecho,
me provocas taquicardias, mi corazón se electrocuta
 
porque creo que si te escribo otra vez -más-
ahora sí, en definitiva, algo en mí se quebrará
así que es posible que cuando ponga
el último de los puntos en este poema,
nada retorne a ser como antes era…
 
es probable que en este intervalo mate un ente,
enmarañe versos para despistar entre líneas
cómo te pierdo, y en ti, mi juventud de luz
 
por ende, lo pospongo; pasan horas entre
rima y rima, pauso, entre puntos suspensivos
quiero ganarle al tiempo que se esmera en
pasar lento como un caracol buscando nido,
te busco yo, aun sabiendo que has partido
 
y en ti hallo ausente el boleto de retorno,
no eres más que un asiento vacío,
la ciudad a la cual no regreso

a pesar de ello, me aferro en escribirte
¡demonios! Me temo que si paro de hacerlo
perderé tu nombre en mi agenda del 2016
que no quiere atarse a tus recuerdos, pero
ha borrado los malos y extraña los buenos
 
así que voy a las puertas del infierno
y con ascuas prendo las cartas enviadas,
incinero páginas escritas y planes predichos
 
quedas atado por el talón de Aquiles
a los años pasados que no volverán
y con estas letras te condeno
a vivir por siempre en tu memoria,
en la mía y en la de los que nos lean
 
con estas palabras, amor mío,
(y con las nos sentenciaste, tú)
nos pongo, entonces, un punto final

Amarat

*Escrito en el 2016.
Nos cuesta decir adiós a una relación, pero siempre aparece el momento sin vuelta atrás. El segundo en el que sabes que será definitivo… Este fue mi momento.