Libertad

No sabemos -de hecho- lo que eres
concepto inefable puesto en palabra
¿Dónde será que te obtengo?
Quizá en campos de la infancia
entre montes de mi hipotálamo

No, no tienes cabida en este plano
sin embargo, libertad, sin embargo
te siento en esta grieta en la que
me arropo a diario, para darme
espacio, resguardo del tiempo
que no mide el cómo pasa

Libertad

Será que nacemos contigo
o que si quiera te conocemos
o es que nos fuiste arrebatada
incluso antes de poder palparte
por qué te siento jaula en pecho,
tu anhelo me instiga a perseguirte
como un buitre rondando la muerte

Mis ojos cerrados te oyen susurrar
vuelcas en mí el sabor a esperanza
en esa sonrisa que compartimos
te observo en una caricia solitaria

Estás aquí, en calles del Centro
cuando la tomamos cientos
reconquistando derechos
eres paraíso en mi pensamiento
el sueño de América que no me vendieron
pero que hallo en el accionar fuera del guion
preestablecido -por autoridades extranjeras-

Libertad

Tal vez, eres un querer errado
que no nos han ni enseñado
porque nos vendaron párpados
(y manos) quizá no te conozco
aunque eres inherente al alma,
a lo mejor, si cerramos los párpados,
hagámoslo en este segundo que quiero oír
el silbido de aves que habitan tus pulmones
el canto de sirenas que habitan tu garganta

Libertad, crisálida prometida
sólo podré sentirte en la brisa
en el intermedio de mis hemisferios
no eres algo que halle en concreto
sino una vibración de mi epidermis
eres el agasajo de mi cerebro
la pausa entre realidad y fantasía
dime ¿Será que dejarás de ser utopía?

Amarat

Anuncios

Amor al alma

¡¿Cómo que no has amado a una mujer?!
admirado alguna diosa como Atenea, Gaia o Ishtar
engrandecido un tono como el de Yma Sumac o Edith Piaf
Cómo ignoras que has crecido con un poema de Sara Hale
o conocido historias como la de Anna Frank o Rosa Parks

¿Cómo no te enamoras de una mujer como Lady Godiva?
sin divisar su cuerpo como en el caso de Juana del Arco,
simplemente oyendo las entrevistas de Oriana Fallaci
o asombrándose con las hazañas de Irena Sendler
cómo excluyes la física de Lisa Meitner
o las teorías holísticas de Oliva Sabuco
e ideas educativas de María Montessori

¡¿Cómo no has amado a una mujer?!
una de verdad como la activista Sarojini Naidu
cuya palabra no se apagó, tal como Rosa Luxemburgo
que dijo “Quien no se mueve, no siente las cadenas”
aquellas que se inmortalizan como nuestro legado,
en ciencias, Mary Somerville, en arte, Camille Claudel
en la filosofía a María Zambrano. Es simple como
tipear <mujeres en la historia>  una tarde en internet

¿Cómo desaprovechas la dicha de amar a Frida Khalo?
no por su sexo ni su estancia sino por su ida que lastima
haciéndote añorar haberla presenciado como a Pizarnik,
quienes inspiran libertad como Micaela Bastidas o Flora Tristán
quienes te incitan a reformar como la inventora Hedy Lamarr.
Cómo no te dan una heroína como la samurái Tomoe Gozen
de esas que no son ficción como Agustina de Aragón
o aquellas aventureras como la pirata Mary Read
o la conquistadora chilena Inés de Suárez

¿Cómo las olvidan como a Mileva Maric o Amesia Sentia?
o las asesinan como en el caso de María Elena Moyano
¿Cómo es que nos privan así de nuestras ancestras?
Nos roban individuos cuyo error fatal fue nacer mujer
por ello te invito conocer mujeres como Maya Angelou
a amar a las que se fueron tal como Chien Shiung Wu,
a las están por ahí, Malala Yousafzai o Marjane Satrapi,
haz una expedición que si borran la mitad de la historia
es nuestro deber recomponerla nosotras (os)

Amarat

Este poema lo escribí por el 2014. Tenía una página llamada “Ladies of the Road”, en la cual hacía diseños con frases de mujeres en la historia. ¡Conocí tantas en tan poco tiempo! ¿Dónde estuvieron mientras crecía? Desaparecen mujeres. No solo las matan, sino también las olvidamos. Este es poema para encontrarlas. enamorarnos de ellas y sus historias.cropped-1000-ladies-of-the-road-final.png

Dicen Mucho

Dicen mucho
quienes no dicen nada,
susurros que te corroen el alma.
Oh, corazón ¡puro como el alba!
dialogan mucho y poco hacen

maniobran actos,
lavándose las manos
al fiel estilo de Poncio Pilato,
dicen mucho, los escuchan muchedumbres
ignorantes de aquella estupidez humana

los siguen cual cardumen en sus teorías
y hacen y deshacen de ellos cuanto quieren,
aun así, los admiran, ellos los engrandecen.
¡Ay del pueblo cuando oigan las mentiras!
¡Ay de aquellos que hubieran dado su vida!

Incautos a los que les niegan sabiduría
en conveniencia de ambiciones foráneas,
desatienden asuntos y mueren sin saberlo,
nos privan de libertad en nuestras mentes
y está aquel que se esfumará sin sospecharlo

¡Ay de las venideras promociones!
Si se creen todos sus inventos,
si es que nadie les advierte,
ya que ellos dicen mucho
y, ¿Quién los calla?

Amarat

(junio 2013)

Uno de los primeros poemas de política que tengo, es sobre la desigualdad del poder y cómo los que están en una clase dominante manejan a quienes no. Ellos dicen mucho, nosotros debemos hablar más fuerte.

dicen-mucho

 

No le conoces

Tú no sabes quién es,
no conoces su entorno,
ni a quienes ha querido,
no has oído sus historias,
cuáles son sus tendencias
cuáles son sus desaciertos
cuán grande son sus sueños
o cuán inmensas sus aspiraciones

no estás en su pellejo no batallas sus riñas,
ni defiendes sus propósitos, no cargas su malestar,
no has curado sus dolencias y menos estarás en
sus caídas o brindando cuando alcance alegrías,
tú no le conoces, no eres un pariente ni un amigo
no estuviste cuando necesito a alguien ni estarás
cuando lo vuelva a requerir, no quieres entender
ni te preocupa comprender qué es lo que siente

no deseas ayudar, ¡solo quieres imponerte!
y, ¿por qué las opiniones han de ser ley?
no te metas donde no te compete,
no interfieras en nuestra autonomía,
que aunque exijas, no es tu decisión,
es nuestro cuerpo y mi palabra es religión,
no aquella que impones, que restriegas
con tal de sentirte superior al resto

trágate comentarios superfluos, desiste,
nadie debe seguir tu patrón ni tus modales,
que te basten tus creencias y tus desventuras,
confórmate con lo que piensas, sin imponerlo a
quien no comparte tu visión, ni seguirá tus reglas,
¡bienaventurados los que respetan! ¡los que toleran!

que se vayan a la mierda los que no,
déjanos decidir tranquilas y
líbranos ¡ya! de tu prisión

Amarat

ps: Este poema lo escribí hace años, cuando marchábamos por el ABORTO LEGAL en casos de violación en el Perú, que aún asi se nos fue negado, ahora, en cambio, nuestras hermanas argentinas han alcanzado un paso enorme, son un ejemplo de lo que hace la lucha en conjunto, asambleas, marchas y mucha sororidad. Es un suceso histórico. ¡La emoción no cabe en mi! Un abrazo a todas ustedes, ¡genias!

Unas horas antes

Estuve en ese bus,
en la misma ruta, quizá
el mismo asiento, pero horas antes.

Pensé en todas las posibilidades
que me acogerían esa tarde
los sueños que me esperan

mi familia recibiéndome en casa
pensé ¡Vaya soy libre y feliz!
después de un día de trabajo

y sin embargo, al llegar,
por las noticias me entero:
Eyvi no tuvo la misma suerte

Un acosador le ha prendido fuego
porque no puede poseerla, por lo
que es mejor que esté muerta

a que sea una mujer libre
y yo me pregunto ¿qué tanto
les aterra? Que seamos nuestras

que tomemos decisiones
en nuestro cuerpo que
no les conciernen a ellos

y es que estoy harta
de decir que nos matan
de temer que sea mi hermana

no queremos ser cifras
para un país feminicida
que nos entierra vivas

que elige no creernos
aun con pruebas de por medio,
porque somos mujeres y no le es suficiente

así que eligen estigmatizarnos,
llamándonos feminazis y locas,
eligen cosificarnos, compartiendo

nuestras fotos en sus grupos,
mofándose de cuando protestamos
y defendemos nuestros derechos

para luego ir con la cabeza gacha
proclamando que no son todos
los que asesinan y violan

cuando eso no es lo que importa,
cuando el peligro que vivimos en el Perú, por
ser mujer, es tan tangible que está a unas horas de distancia

Amarat

https://www.facebook.com/Cosmonautaliteraria/

*Da tanta impotencia que existan casos como el de Eyvi Agreda, y da cólera que no nos crean cuando decimos que alguien nos acosa hasta que nos hace daño y es demasiado “real” para negarlo. Es un asco tener que seguir hablando de lo mismo, cuando lo que se pierde mientras tanto, son vidas humanas.

horas-de-distancia.png