4 poemas de Artwood

margaret artwood.jpg

LOS POETAS RESISTEN

Los poetas resisten.
Es difícil librarse de ellos,
aunque Dios sabe que se ha intentado.
Nos los encontramos en el camino
en actitud mendicante, con sus platos,
una costumbre ancestral.
No tienen nada,
excepto moscas secas y céntimos falsos.
Nos miran como pasmados.
¿Están muertos o qué?
Sin embargo, tienen esa mirada irritante
de los que saben más que nosotros.

¿Saben más de qué?
¿Qué es lo que alegan saber?
Escupidlo, les silbamos.
¡Decidlo claro de una vez!
Si buscas una respuesta sencilla,
entonces fingen estar locos,
o borrachos, o pobres.
Se pudieron esos disfraces
hace algún tiempo,
esos jerséis negros, esos andrajos;
ahora pueden quitárselos
Y tienen problemas con sus dientes.
Ésa es una de sus cargas.
Les vendría bien ir al dentista.

También tienen problemas con sus alas.
No se muestran dispuestos a colaborar
con nuestro departamento de vuelos.
Ya no planean, no resplandecen,
no bromean.
¿Para qué demonios les pagamos?
(Imagina que les pagamos.)
No pueden despegar
con sus plumas enlodadas.
Si vuelan, es hacia abajo,
hacia la húmeda tierra gris.

Idos, les decimos,
y llevaos vuestra aburrida tristeza.
No os queremos aquí.
Se os ha olvidado cómo decirnos
lo sublimes que somos.
Que el amor es la respuesta,
siempre nos gustó ese verso.
Se os ha olvidado cómo hacernos la pelota.
Ya no sois sabios.
Habéis perdido vuestro esplendor.

Pero los poetas resisten.
No se puede decir que no son tenaces.
No saben cantar, no saben volar.
Sólo saltan y croan
y se golpean contra el aire
como si estuvieran en jaulas,
y cuentan el viejo chiste.
Cuando les preguntan, responden
que dicen lo que deben.
¡Jopé, qué pretenciosos son!

Sin embargo, saben algo.
Hay algo que sí que saben.
Algo que están susurrando.
No alcanzamos a oírlo.
¿Será sobre el sexo?
¿O sobre el polvo?
¿O sobre nuestro miedo?

MARGARET ATWOOD (De “La puerta”, 2007)
(Traducción de María Pilar Somacarreras Íñigo)

 

LECTURA DE POEMAS

Al mirar al poeta -al poeta famoso-
que revuelve sus entrañas, prepara
su cúmulo de pensamientos destructivos
y deseos vergonzantes,
sus odios rancios, sus tenues pero agudas ambiciones,
no sabes si ser sarcástico o agradecido,
al ver que él se confiesa por nosotros.

Desafienate, lleva un jersey suave,
no negro, sino amarillo pálido
como un sorbete de crema, el color
que compras a tus hijos cuando no quieres parecer sexista,
y su rostro de frente inquieta
flota sobre el oscuro fondo del escenario,
sus rasgos poco definidos
como el sol a través de la neblina;

y comprendes cómo era esta cara, una vez,
cuando era un muchachito ansioso
de puntillas y en equilibrio, que se miraba al espejo
y se preguntaba, ¿Por qué no puedo ser bueno?
y luego, ¿Son éstos mis verdaderos padres?
Y después, ¿Por qué el amor hace tanto daño?
Y más tarde, ¿Quién causa las guerras?

Quieres cogerlo en brazos
y contarle un montón de mentiras.
La gente normal no pregunta estas cosas,
podrías decir. En su lugar, vamos a fornicar.
Sabes bien que mujeres más estúpidas que tú
lo han propuesto como remedio para todos los males
de la mente y el alma. Tú juraste no caer nunca en ello,
así que haces una excepción con él.

Pero él sólo respondería,
Te he hablado de mis costras y de mis compulsiones,
mis repugnantes tormentos, mi falta de dignidad…
sólo te ensuciaría.
¿Por qué molestarte?

Y tú contestarías:
Nadie te obligó a hacer esto,
a tontear con las sílabas y el dolor,
a rodar desnudo por los cardos
y sacar tu lengua en las espinas.
Podrías haber sido albañil.
Podrías haber sido dentista.
Estar cubierto de una costra dura. Ser impasible.

Pero es inútil. Muchos albañiles
se han volado los sesos con pistolas,
de pura desesperación. En los dentistas, el porcentaje es más alto.
Quizá sea en lugar de, el escribir poesía.
Quizá esa sarta de palabras,
que ahora sale de él cual vena despellejada,
es lo que lo mantiene atado
a unos metros cuadrados de esta tierra.

Así que sigues mirando, mientras se desolla a sí mismo
en un éxtasis de auto-reproche,
ahora ya está en ropa interior,
lleva una saya de crin y unas cadenas
-fíjate bien: éstas son metáforas-
y comprendes que, al fin y al cabo,
tiene una destreza inconsciente, como hacer collares de cuentas
o destripar una caballa.
Existen técnicas o trucos para ello.

Pero en el momento en que te sientes engañado,
su voz se interrumpe de forma abrupta. Asiente levemente
y sonríe, hace una pausa;
y tú sientes el aliento que respiras
como un puño de aire que te golpea,
y te unes al aplauso.

MARGARET ATWOOD (De “La puerta”, 2007)
(Traducción de María Pilar Somacarreras Íñigo)

 

UNA MUJER POBRE APRENDE A ESCRIBIR

Está en cuclillas, los pies desnudos,
abiertos, sin
gracia; la falda metida alrededor de los tobillos.

Tiene la cara marchita y agrietada.
Parece vieja,
más vieja que nadie.

Probablemente tiene treinta años.
Sus manos, también arrugadas y agrietadas,
garabatean con torpeza. Su pelo está escondido.

Escribe con un palo, laboriosamente,
en la tierra húmeda y gris,
mientras frunce, con ansiedad, el ceño.

Escribe letras grandes, anchas.
Ahí está, terminada,
su primera palabra hasta ahora.

Nunca pensó que podría hacerlo,
ella, no.
Eso era para otros.

Mira hacia arriba, sonríe
como disculpándose,
pero no lo hace; esta vez, no; ahora sí lo hizo bien.

¿Qué está escrito en el barro?
Su nombre. No podemos leerlo.
Pero lo podemos adivinar. Mira su cara:

¿Es una Flor gozosa? ¿Radiante? ¿Sol reflejado en el Agua?

MARGARET ATWOOD (De “La puerta”, 2007)
(Traducción de María Pilar Somacarreras Íñigo)

HAS OÍDO AL HOMBRE QUE AMAS

Has oído al hombre al que amas
hablando consigo mismo en el cuarto de al lado.
No sabía que le escuchabas.
Pegaste el oído al muro
pero no conseguías captar las palabras,
sólo una especie de ruido sordo.
¿Estaba enfadado? ¿Estaba maldiciendo?
¿O era una especie de comentario
como una larga y críptica nota al pie en una página de versos?
O buscaba algo que había extraviado,
como las llaves del coche?
Entonces, de repente, se puso a cantar.
Te asustaste
porque era algo nuevo,
pero no abriste la puerta, no entraste,
y siguió cantando con su voz grave, desafinada,
densa y dura como el brezo.
La canción no era para ti, no te mencionaba.
Tenía otra fuente de contento,
nada que ver contigo en absoluto,
era un hombre desconocido, que canta en su cuarto, solo.
¿Por qué te sentiste tan dolida, y tan curiosa,
y al mismo tiempo tan feliz,
y también tan libre?

MARGARET ATWOOD (De “La puerta”, 2007)
(Traducción de María Pilar Somacarreras Íñigo)

Sin educación

Me educaron para ser femenina y guardar prudencia 
dijeron que si cosas no me gustan, las debo de aguantar 
que si estoy mal, no lo muestre, que sonría y me las dé de perfecta 
ropa limpia, falda larga, cabello impecable y poco maquillaje en la cara 
cubrieron mi piel para evitar tentaciones (me  prohibieron  tenerlas) 
me contaron que no me corresponde dar  la iniciativa 
que buscar a un chico en su casa, no es de señoritas 
me  enseñaron  a  preocuparme  del qué  dirán,  
a  estar   pendiente   de   sentencias   externas 
al parecer, estas me definían, de cierta manera 
 
Me enseñaron a tejer, a bordar y a cocinar 
para convertirme en esposa, sino ¿quién me pretendería? 
me instruyeron comportarme amable y consentir, para así, 
evitar el trágico destino de la tía sin hijos  
me regalaron muñecas, para reforzar a la expectante madre 
me negaron prestársela a mi primo que quiso jugar con una 
me  atiborraron  de  Barbies  y  sus  implementos 
para que especulara comprar ropa y propiedades 
me dieron revistas, con ejemplos de mujeres que  
resaltan por  su físico, NO  su  intelecto. 
Me impusieron un  modelo  de  belleza  
para que me esforzara por caber en él 
despreciando a aquella que no lo hace, 
me dieron un rosa suave y a los chicos, un azul fuerte 
me educaron para ser princesa y esperar mi rescate 

no me dieron instrumentos para hacerlo yo solita 

me pusieron a dormir hasta la llegada del príncipe 
aquel que movería el universo por un beso mío 
me  hicieron  imaginar  perfección  garantizada 
llenándome de inseguridades en próximas relaciones 
‘quizá si no me baja la luna, no es amor verdadero’’ 
¿lo ven? nos  imponen  roles  que  crean  barreras 
a ellos que los hace verse dioses, o a nosotras, cenicientas 
 
Estudié en un colegio de mujeres y nadie mencionó si quiera  
a Mercedes Cabello de Carbonera o a Simone de Beauvoir 
ni la palabra  feminismo,  surgió alguna vez 
me hablaron de identidad, pero en la práctica,  
encontré  amonestaciones  y   oleadas  de   “no” 
me educaron para no refutar ni pensar disparejo 
para filtrarme como el común denominador 
derrochando la única biografía que poseo 

 
Me  hundieron  en   el   sistema   prusiano  
así    que    tuve    que    emerger   de    él 
mientras aún limpio sus restos y los rezagos que deja 
las  mil  etiquetas  que  aún  veo  en  rostros distantes 
de  quienes  me  juzgan   por  no  actuar  cómo  esperan,  
por no callar cuándo quieran, y la verdad, les soy sincera,  
no  hay  tiempo para  satisfacer  a  cualquiera 
únicamente has  de   ver  tu   historia   entera 
date cuenta que vale la pena  innovar la sociedad 
si eres parte de los que despiertan, comprenderás, 
puesto que  percibirás  el  llamado filantrópico 
de formar una comunidad de librepensadores 
que defienden la justicia, el amor y la equidad 
 
A todos nos han dicho cómo portarnos, qué deliberar 
encasillándonos  en  géneros o  por  creencias; 
sin embargo aportar a esta educación primitiva 
nos aparta como colectivo, volviéndonos egoístas  
que no meditan la repercusión de sus acciones 
 
A mí me educaron para ser un autómata, inanimado y vano, 
para  condenar  otras  maneras   de  reflexionar,   de  amar, 
para  acontecer  como una  oveja  extra  del  rebaño  sinfín 
mas, me alejé y vi qué requieren de mí: 

un   soldado    sin   razón    ni   pasión 

lo que hacen contigo, matándote por dentro,  
para que no te apetezca desarrollarte libre 
para que no lo desees ni causes problemas 
nos han educado para morir, ahora, pregunto: 
 
¿Los vamos a dejar? 

Amarat

(*A propósito del día de la mujer, y de la toda esta polémica que se viene dando en la educación, hay que recordar que es necesario educar para ser iguales, que lo que se nos es innato es nacer sin prejuicios y que estos solo los vamos adquiriendo en el camino… )

Taciturno

taciturnoindira_gandhi

Mi cara está cambiando
en ella veo el tiempo
la infancia olvidada
las marcas de risa
párpados cansados
ojeras pronunciadas

en sus rendijas
despisto nuevos lunares
costras y puntos establecidos
que han dejado aquellos años,
pensamientos maquiavélicos
constantes trasnochadas

mi rostro es una historia
que se proyecta sola
cuenta de triunfos,
de lo abandonado
el perfil es identidad
y a la vez, lo que limita

Amarat

Reivindícate, bruja

brujas amart.png

Entre pócimas abortivas
y conocimientos feministas
la santa inquisición y el pueblo
vieron en ellas una amenaza
optando por calcinarlas vivas

incendiaron sus capas de liberación
por no obedecer sus cánones de belleza
las condenaron por amarse entre ellas
por compartir sabiduría restringida
por incitar a la revuelta de mujeres

las cazaron, por correr desnudas en bosques
y rezarle a la Luna y sus poderes femeninos
miles de mujeres asesinadas por pelirrojas,
hoy las conmemoro, rebeldes, libertarias
el eco valiente de la resistencia pasada

Reivindícate maga que baila en mi alma,
no temas, sal a las calles y aprópiate de ellas
que escuchen nuestros embrujos y que tiemblen
con nuestros pasos acercándose, no le tememos
ya a la hoguera, hoy pasamos por encima de ella

hoy nos levantamos de las tumbas
reinventamos cenizas de brujas antepasadas
y con nuestra escoba en mano, salimos a volar,
a apoderarnos de los estados que haremos aptos
para las nietas de las hechiceras que no pudieron quemar

Amarat

Perfecta

Sin título5

(A propósito de la marcha #Niunamenos , dejo un poema de hace años)

Ya  estuve  ahí,    ya  fui  esa  persona
la que no arriesga, la que no empieza
la que observa incierta y la que nunca acierta
ya  pagué  deudas de generaciones  pasadas,
de  mujeres  imaginarias  que  no  protestaron
creyendo  en  los  engaños  que  les  contaron

Me   vi   ancha,  me  vi  tonta,  me  vi  loca
me    vi     insuficiente     en      el     espejo
me vi fea, me vi perversa, me vi insegura
me vi lo  suficiente  para  no hacerlo más
porque me cansé  de  insistir en esa perfección indicada
de tener que pretender la  familia soñada
de   tener   que   preocuparme  de  lo   que  otros quieren

¡y  vaya  que  miles  quieren  un trozo de mí!
un vientre de alquiler, la ama de casa que limpia y lustra callada
aquella mujer que va a la iglesia, que cree en el destino, la suerte y  el azar
aquella    mujer    que    se    quiere    tanto     como    para    no    engordar
como para no fumar, como para no insultar
la  chica  que  nació  para  transcurrir como sombra de algún caballero más

no soy esa dama prudente y eso no me hace mala
no soy esa señorita que no discute para complacer
que no tiene sugerencias, que no expresa ni siente
no   estoy   para   ser  aquello  que  quieren  de  mí
la mujer que no disfruta su libido,  la que  no  habla  de su intimidad
porque es tabú,  mientras va presa entre  prejuicios  y  estereotipos
muchos de los que viví y que ya  no alcanzo  a  ser
En esta, mi vida; la ilusión mejor cantada de la libertad
bajo    los   parámetros  de   mis   grandes   limitaciones
en esta,  mi  vida,  no  soy  esa  perfecta  mujer  y no me culpo más,
fui, el reflejo de una sociedad banal, de los sueños de mis parientes
más    viejos     que      en    sus     tumbas,     revolviéndose    están
así que sí, ya complací a quienes me instruyeron qué lucir o cavilar

ya me vestí  y  me desvestí, ya guardé silencio, ya dejé de razonar
ya cedí,  ya resistí,  ya puse la otra mejilla,  ya tragué mis lágrimas
ya   fui   poco   fuerte,    ya   les   permití   derrotarme
ya me vi como un objeto de publicidad, ya me sentí como compañía
ya me perdí entre habladurías y competencias ridículas,
con  mujeres,  a  la  par  de   capaces  que  yo
ya caí en lo más bajo:  odie  hallarme  mujer
ya lo hice y no lo haré más, porque ahora entiendo, esa no soy yo
sólo, la mejor versión contada de la intolerante, de la no creyente,
la de los malos días y de los pésimos hábitos
no      más       la       damisela       en      peligro
sino  una  mente  emancipada   que  se  acierta en cada jornada
aquella  persona  que  ha  decidido  convertirse  en  quién desea

independiente de estereotipos que encasillan
que nos apartan de nuestro lado humanitario
aquellos que nos dicen que obrar diferente es  malo
aquellos que nos hacen divagar, así que no, hoy no
hoy   no   esconderé    quién    soy    para    agradar
hoy  no  estoy  aquí para lidiar  con  apetitos ajenos
hoy        no,          no,         ni         nunca         más.

 

Amarat

 

Propiedad Privada

nviembre 2015

No pido dominio
en propiedades foráneas
pido trabajo y control
sobre mis cultivos

no voy imponiendo leyes
en territorios impropios
impongo mi voluntad
sobre mis límites

No solicito campos
ni un pedazo de tierra
sino el estómago
con el que nací

no cruzo fronteras
por mero capricho 
¿por qué otros sí?
siembra tus decisiones

fuera de mi guarida, que
aunque ares con fuerza
aquí tu desforestación
no se aplica

 

Amarat

Jamás se regresa

martha-rivera-grande-blanco-y-negro

“No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe.
No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca. No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar; una mujer segura de sí misma.
No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne; y mucho menos de una que ame la poesía, o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música.
No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde y sienta un inmenso horror por las injusticias. Una que no le guste para nada ver televisión. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo.
No te enamores de una mujer intensa, púdica, lúcida e irreverente. No quieras enamorarte de una mujer así. Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te ame ella o no, de ella, de una mujer así, jamás se regresa…”

 

Martha Rivera Garrido, poeta dominicana.

COLLAPSE THE ECONOMY

marilynviatumblr(Abajo video con subtítulos)

Studies predict that if women stopped buying cosmetic products and services, every economy in the world would collapse overnight. This is a call to collapse the economy.

Let’s cover our scented tampons in hairspray, light them on fire,
and throw them at Maybelline’s headquarters.
Let’s take all our leftover lotions and soaps
and make the world’s largest slip -n- slide down Capitol Hill.
Weight Watchers will have a whole new meaning,
like, just wait and watch as I burn this motherfucker down.

Imagine — what could we do with all these Spanx?  
Probably make some sort of catapult to launch
our skin-softening bath bombs into enemy territory.
Victoria’s Secret? Is that she’s GOING OUT OF BUSINESS.
I have picked at my body like a scab.
I have squeezed at my face in the mirror
until no more me could come out of me.
I changed my outfit eight times before I got here.

Oh you thought we were gonna stop at burning bras?
Well then you shouldn’t have given us so much flammable shit.
Tampons, pads, even you Diva Cups, will be a thing
of the past. Tonight, we paint the town red.

I’m not bleaching my asshole,
I’ll bleach you, asshole.

Are you gonna put those fake eyelashes on for me?
No? Then I don’t fucking want them.
Does that shampoo also come with the photoshop
you used on the model? No? Then I don’t fucking want it.
Fuck you, Summer’s Eve.
I’d rather my vagina NOT smell
like Island Splash or Delicate Blossom
because what the fuck does that even smell like?
That’s not even a real scent.
My vagina is already vajazzled enough.

Let’s throw out our razors
and grow our hair as long as rivers.
How beautiful it will be to take the money I spend
to be pretty for you, make my hair soft for you,
my nails like candy for you, give myself
skin cancer for you,
go under the knife for you
and stop giving the 76 cents back.

There were days i spent hours crying
in the dressing room. Days I didn’t leave
the house in case someone had a camera
for fear of becoming another before picture.

So thank you, Cosmo for giving me
472 more sex tips to completely ignore.
Thank you for all of this lipstick
to write I AM FLAWLESS on the wall.
Thank you for the cover up,
the vanishing cream.
Thank you for making us invisible
that way, you’ll never see us coming.

Slampoetry de: Olivia Gatwood & Megan Falley


*Artículo & traducción: Ladies of the Road

Alejandra Pizarnik, poetisa irremediable

1pizarnik

Alejandra Pizarnik nace en Avellaneda (Argentina) el 29 de abril de 1936, tras una infancia llena de inseguridades personales, empieza a tomar anfetaminas para adelgazar (lo vendían en las farmacias), presentándose trastornos de sueño, ingresa a la Facultad de Filosofía y Letras  en Buenos Aires, posteriormente viaja a París donde estudia Literatura Francesa en La Sorbona, se decepciona, regresa.

Alejandra se rebela contra el estereotipo de mujer ama de casa, que era lo esperado en esa época,  es considerada una de las más destacadas poetas surrealistas de Argentina con obras como:
«La tierra más ajena» en 1955, «Árbol de diana» en 1962, «Los trabajos y las noches» en 1965,
«Extracción de la piedra de locura» en 1968, entre otras obras (incluso una novela corta).

El 25 de septiembre de 1972, con 36 años, Pizarnik ingiere 50 barbitúricos el de fin de semana en el cual se le permitió salir del hospital psiquiátrico de Buenos Aires, en el que estaba internada por depresión y 2 intentos de suicidio; aquí alguno de sus poemas:


A la espera de la oscuridad

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir.

Pero ese instante sudoroso de nada
Acurrucado en la cueva del destino
Sin manos para decir nunca
Sin manos para regalar mariposas
A los niños muertos

CENIZAS 

La noche se astilló de estrellas 
mirándome alucinada 
el aire arroja odio 
embellecido su rostro 
con música. 

Pronto nos iremos 

Arcano sueño 
antepasado de mi sonrisa 
el mundo está demacrado 
y hay candado pero no llaves 
y hay pavor pero no lágrimas. 

¿Qué haré conmigo? 

Porque a Ti te debo lo que soy 

Pero no tengo mañana 

Porque a Ti te… 

La noche sufre.

Hija del viento

Han venido.
Invaden la sangre.
Huelen a plumas,
a carencias,
a llanto.
Pero tú alimentas al miedo
y a la soledad
como a dos animales pequeños
perdidos en el desierto.

Han venido
a incendiar la edad del sueño.
Un adiós es tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.

Tú lloras debajo del llanto,
tú abres el cofre de tus deseos
y eres más rica que la noche.

Pero hace tanta soledad
que las palabras se suicidan.

Los trabajos y las noches

Para reconocer en la sed mi emblema
para significar el único sueño
para no sustentarme nunca de nuevo en el amor
he sido toda ofrenda
un puro errar
de loba en el bosque
en la noche de los cuerpos
para decir la palabra inocente

 

Fuentes: Wikipedia, A media voz.
Documental ‘Alejandra Pizarnik: Memoria Iluminada’
(
https://www.youtube.com/watch?v=xqQvBUwSdvk&t=5369s)Artículo de Ladies of the Road

Máxima Acuña, mujer de lucha

1 _2016_maximaacuna_10
Este Lunes resulta histórico porque han otorgado el premio Goldman (un premio en honor al cuidado del ambiente) a nuestra querida Máxima Acuña, mujer campesina peruana que desde el 2011 lucha por sus tierras contra la minera Yanacocha, quién, a pesar de haber perdido el juicio por los terrenos de Tragadero Grande, terrenos que Máxima posee desde 1994, han realizado obras en sus terrenos de manera ilegal, han hostigado a Máxima Acuña de Chaupe y a su familia, junto con la Policía Nacional (comprada por esta minera) han destrozado su vivienda, instándole mudarse, incluso han golpeado a sus animales, no obstante, Máxima y su familia nunca se movieron, ella se resiste con una valentía admirable, levantando su voz por su patrimonio, sus tierras, su laguna.

-De acá para adelante, ¿qué voy a hacer? Ya no hay resistencia, ya no hay ánimos, ya no hay dinero. No tenemos nada. Eso es lo que quería la mina. No nos quieren ver tranquilos, nos quieren ver arruinados, justamente, porque no podemos ni tomar una taza de café tranquilos. Yo no me voy a quedar así, prefiero morir acá, en mi predio, dar mi sangre, pero defendiendo mis derechos, no permitiendo que destruyan nuestras lagunas ni nuestros cerros, porque sabemos que todas las personas viven del agua. Los que quieren destruir son personas extranjeras, que quieren hacerse dueños y por eso, con mis abogados, vamos a ver eso, y si no hay justicia acá en el Perú, no hay una autoridad que ponga orden, veremos justicia en otros lugares.-

El proyecto Conga busca extraer oro en Cajamarca y Celendín a costa del agua en 4 lagunas, entre ellas, la Laguna Azul, perteneciente a los terrenos de Máxima, la minera los demanda, ganando un primer juicio, ella apela a la Corte Superior de Cajamarca y se inicia una investigación, en el 2014 viaja con su hija mayor a Europa para presentar su caso y reunirse con representantes de las Naciones Unidas, en diciembre de ese mismo año, la absuelven, a pesar de eso sigue la intimidación y la agresión, esperemos que este galardón, haga que estos abusos cesen y dejen en paz a esta madre de familia, y que no pase al revés como su antecesora al premio, Berta Cáceres, quien fue asesinada por defender la Tierra.

Aquí les dejo el trailer del documental que habla de su caso ”Hija de la laguna” (Denle click al título)

Fuentes: BBC, LaMula
Artículo de Ladies of the Road