Mujeres

Todos están prestos a hablar de ellas, 
hacen eco de sus pasos, con una balada, 
retratan su rostro con cientos de acuarelas, 
acogen su aguda voz, la ponen en cuerdas, 
incluso hacen nacer mármol de sus curvas, 
de sus cabellos logran innovar estructuras, 
de su cadáver se abren mausoleos y rosas 
 
en sus fuentes se renuevan los peregrinos, 
en sus caderas se enrollan cual pequeño niño, 
en sus vientres reposan cualquier pensamiento, 
en sus piernas despierta uno que otro, repentino, 
en sus oídos confesiones profundas han dormido, 
embelesados ellos admiran ¡tan hermosas criaturas! 
 
pero ¡vaya! no han notado que no somos sirenas, 
ni fábulas fantásticas, ni religiones, ni mitología, 
ni estamos echas de papel, ni de ninguna costilla, 
que no somos piezas a vislumbrar en un museo, 
que nuestro andar diario no es ninguna pasarela, 
no quieren entender ¡no somos hechas de arcilla! 
 
el androcentrismo ha hecho de ellas –nosotras-   
no intérpretes, no, sino una puta que los abandonó 
con la bragueta a medio cerrar, sin los zapatos puestos, 
-es que eso les da miedo- mirar más allá de sus pinturas, 
resolvernos más allá de lo aprehendido de otros resentidos, 
mirarnos a los ojos, no al escote ni el trasero, mirarnos el alma, 
les espanta verse desnudos en nuestras pupilas llenas de sabiduría 

les angustia que decidamos sobre y por nosotras, 
les da pesadillas imaginarnos abortando porque sí, 
porque no siempre, ni todas, queremos ser madres,  
les aterra a más no poder el observarnos menstruando, 
vernos en nuestros días malos, vernos desobedecerlos 
cuando salimos de lo prefabricado y vamos despeinadas 
 
cuando nos sentimos libres, libres en un orgasmo, 
cuando nos equivocamos y no somos estas señoritas 
que aparecen en las películas, que no somos esculturas, 
sino piel y arrugas, granos y estrías y celulitis por doquier; 
les escandaliza cuando somos sinceras y no poseemos filtros, 
aún no entiendo qué les asusta, tampoco podré comprenderlos 
 
porque a mí me gusta el sendero que sale de la ruta, 
me gustan mujeres en sus buenos días o trasnochadas, 
mujeres guerrilleras, mujeres que no ceden sus anhelos, 
mujeres que se aman primero; por ellas me reconstruyo, 
por ellas el cambio de clima, por ellas, canto de revolución,  
aunque nos enseñen a odiarnos, yo les juro mujeres, les amo 
 
Amo los distintos volúmenes de cabello que tenemos, 
amo los distintos tonos de voz alzándose en protesta, 
amo sus pasiones y acciones, sus puños de defensa, 
o cuando, como águilas sobrevuelan el cielo sureño 
por cuidar su nido; amo su creatividad desbocada, 
la locura por la cual le acusan de bruja, les amo y 
mañana cuando conozca nuevas, les amaré más

Amarat

Algo que aprendí al descubrirme feminista, fue a amar nuestras diferencias, cuando lo hice, cuando decidí no hablar mal de otras mujeres y no catalogarlas en “linda o fea” “gorda o flaca” me di cuenta de lo mucho que me perdía, ahora antes de criticar, trato de decir un cumplido ¿saben? Ya tenemos a un “mundo” que nos critica ¿por qué hacerlo entre nosotras? Así que hoy en el #Díadelamujer quiero celebrar a las mujeres de mi vida y animarlas a emprender la lucha por la equidad. Un abrazo y un gran beso ❤ ¡sigamos protestando, que juntas cambiaremos el mundo 😉

Anuncios

2 respuestas a “Mujeres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s