Alejandra Pizarnik, poetisa irremediable

1pizarnik

Alejandra Pizarnik nace en Avellaneda (Argentina) el 29 de abril de 1936, tras una infancia llena de inseguridades personales, empieza a tomar anfetaminas para adelgazar (lo vendían en las farmacias), presentándose trastornos de sueño, ingresa a la Facultad de Filosofía y Letras  en Buenos Aires, posteriormente viaja a París donde estudia Literatura Francesa en La Sorbona, se decepciona, regresa.

Alejandra se rebela contra el estereotipo de mujer ama de casa, que era lo esperado en esa época,  es considerada una de las más destacadas poetas surrealistas de Argentina con obras como:
«La tierra más ajena» en 1955, «Árbol de diana» en 1962, «Los trabajos y las noches» en 1965,
«Extracción de la piedra de locura» en 1968, entre otras obras (incluso una novela corta).

El 25 de septiembre de 1972, con 36 años, Pizarnik ingiere 50 barbitúricos el de fin de semana en el cual se le permitió salir del hospital psiquiátrico de Buenos Aires, en el que estaba internada por depresión y 2 intentos de suicidio; aquí alguno de sus poemas:


A la espera de la oscuridad

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir.

Pero ese instante sudoroso de nada
Acurrucado en la cueva del destino
Sin manos para decir nunca
Sin manos para regalar mariposas
A los niños muertos

CENIZAS 

La noche se astilló de estrellas 
mirándome alucinada 
el aire arroja odio 
embellecido su rostro 
con música. 

Pronto nos iremos 

Arcano sueño 
antepasado de mi sonrisa 
el mundo está demacrado 
y hay candado pero no llaves 
y hay pavor pero no lágrimas. 

¿Qué haré conmigo? 

Porque a Ti te debo lo que soy 

Pero no tengo mañana 

Porque a Ti te… 

La noche sufre.

Hija del viento

Han venido.
Invaden la sangre.
Huelen a plumas,
a carencias,
a llanto.
Pero tú alimentas al miedo
y a la soledad
como a dos animales pequeños
perdidos en el desierto.

Han venido
a incendiar la edad del sueño.
Un adiós es tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.

Tú lloras debajo del llanto,
tú abres el cofre de tus deseos
y eres más rica que la noche.

Pero hace tanta soledad
que las palabras se suicidan.

Los trabajos y las noches

Para reconocer en la sed mi emblema
para significar el único sueño
para no sustentarme nunca de nuevo en el amor
he sido toda ofrenda
un puro errar
de loba en el bosque
en la noche de los cuerpos
para decir la palabra inocente

 

Fuentes: Wikipedia, A media voz.
Documental ‘Alejandra Pizarnik: Memoria Iluminada’
(
https://www.youtube.com/watch?v=xqQvBUwSdvk&t=5369s)Artículo de Ladies of the Road
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s