Adiós

Crisantemo
dorado, distante,
no volveré a verte florecer
mi bahía no resguardará tu crecer

Otros, visitantes
de tu trascurso
otros, los lirios
que te rodeen

Oh, crisantemo mío,
no adornas más mis tardes,
te arranco de mi jardín secreto
me revuelco en la tierra ausente

Podrido,
el campo humeante
vacío, te digo adiós
con un beso en la frente

Amarat

Anuncios

General Sherman

A las rodillas del tallo
de un arcaico árbol
vengo a apoyar
las vértebras

un martes
regresando
del mercado

Reposo mi torso
entre sus raíces
mi espíritu se calma
abalanzado por ramas

acariciado por hojas,
se calma como el
llanto de un niño

su tronco de madera oscura
me columpia revelando
las fieras pasadas
-distrayendo-

con frutos redondos,
calma el lamento;
por ahora

Amarat

2015. Los árboles son de mis seres favoritos. Su sola presencia, me calma.

Advertencia

Los caballos vuelan,
dan brincos al correr
elevan sus cuatro patas,
flotando en la atmósfera

los caballos nadan,
se sumergen en ríos
y cruzan el Pacífico
con la cabeza en alto

los caballos escalan,
osados atraviesan riscos,
montes andinos que
trepan a gusto

puedes ser espectador,
con suerte, compañero,
pero evita ser el dueño
que los caballos sueñan

Amarat

2015. Los caballos me fascinan. Me parecen seres muy perceptivos y sensibles. Escribí este poema recordando el camino a Gocta (Chachapoyas) en caballo.

Barroco

Hay un tiempo
donde la vida es un sueño
y los sueños son la vida misma,
hay un tiempo, sí; mas no lo habrá,
quedará en el vacío de viejas épocas,
cuando abrazados ansiamos no despertar,
cuando fuiste el día altivo; yo, la noche calma
que juntándose a hurtadillas, veían el ciclo pasar

¡Ay!, ¿Qué serán de las memorias perdidas?
¿las rescatarán del inmundo infinito paso firme del reloj?
¿Impedirán que se esfumen del contexto que no viviremos?
¿Se mantendrán anécdotas de una tarde que no debió acabar?

Quién nos recordará cuando pasen cien años
y la tierra nos haya absorbido, dejando huesos
que no extrañaran ¿Existirás alma eterna? ¿plano
ancestral? acaso, ¿alguna creencia nos aguardará?

Por lo menos un individuo ¿sabrá mis alegrías?
¿de lo que fue mi estadía en la comunidad?
será un tataranieto, un pariente lejano,
quizá un fan a destiempo o un ente
que sepa que esto es un sueño,
que hubo un tiempo

Y
no lo habrá más…

Amarat

2012. Este es uno de los primeros poemas que hice. Siempre me ha intrigado el paso del tiempo, el cambio de eras y su influencia en nosotr@s. 

Gigante

He arribado en un planeta celeste,
desperté en las costillas de un gigante
dormido en curvas de la Vía Láctea,
perdido, persigue al sol que avanza
en el espacio hacia ninguna parte

perdido, avanza buscando mañanas
entre los bosques que se incendian,
entre metano que emiten glaciares;
no me encuentro entre engranajes,
nací libre como valles de la Sierra
o tal como los caudales en Grecia

me he sumergido en ríos y mares,
me he embriagado del cielo azul
oscuro, como lo que nos depara,
he flotado en fantasías, en promesas
de mejoría, para ver que, es un vil engaño,
nos extinguimos (y no lo estamos notando)

Amarat

https://www.facebook.com/Cosmonautaliteraria/

2017. Hemos abierto los ojos en un lugar colosal. Lleno de vida y de colores. Un planeta salvaje que intenta sobrevivir a su creación: el ser humano. No seamos quienes le ponen fin.