Desobedece, a veces 

Mis padres han dicho que soy una desobediente
porque antes de acceder a sus mandatos,
he preguntado ¿por qué?
he refutado los estándares
quién determina qué experiencia gozar o no
(de lo que hace una nena o no)

y sí, quizá soy una insubordinada,
desubicada chica del siglo XXI (con privilegios)
que cuestiona ¿por qué actuar como el resto?
a actuar como le nazca a uno
quizá lo opuesto a los valores
a los parámetros de lo comercial
-existencia que se me hace natural-

y no insinúo obviar consejos, jamás; mas,
imponerse ¡no le permitas a nadie!
que en los retazos de libertad
que ‘lo civil’ nos concede
eres libre de ser quién desees
de vestir cómo quieres, de pensar cómo quieres
de gustar como quieras, de amar a quién quieras,

de cometer los mismos errores, siempre,
puedes alejarte de quién conozcas,
comer y beber lo que te plazca,
tú eres libre de vivir a tu manera
mientras no lastimes a cualquiera,
digo, vamos, aguanta, no cedas. 

Amarat

Anuncios

Lento 

el paso del tiempo ¡no existe!
es veloz como un relámpago
es lento como el desamor

es ayer, como 1. 9. 9. 2
y es mañana como un moriré
relativo como mis tardanzas

el tiempo es una ilusión
que me hace creer que vivo
aunque hace mil años morí

como la cultura egipcia
como el imperio inca
estuve aquí y desaparecí

una mañana accidentada
una tarde imprevista
una noche que decidí

me fui, nos iremos juntos,
así, en un río darán a parar
cenizas de nuestros sueños. 

Amarat

¿Qué decir de ti?

Que decir de ti,  ojos color tiempo, cuando
las palabras marchan tras tus obras y
tú paciencia habla antes que tus actos
cuando no eres una imagen a calcar
sino una de la que aprender

has enriquecido mis días
con curiosidades inacabables,
de ti conservo abrazos y voces suaves
a la par de una que demanda mi juicio

Qué narrar de ti, padre,
he sido tallada de tus brazos
he sido extraída de tu corazón
para ser viva voz que clama justicia

de ti aprendí mi amor al prójimo
el desinterés al ayudar y el sacrificio
de entender más allá de nuestros límites
y vaya que tú y yo tenemos los nuestros

sabemos que varita no pisar
a menos que busquemos el incendio
aquel debate eterno de la sobremesa
que a cualquiera agarra desprevenido

tú me enseñas a defender mis ideas
a capa y espada aunque a otro moleste,
de ti, me llevo los días de camino al mercado
recolectando girasoles y enumerando mariposas
mientras escuchabas insensateces de una nena de nueve

No puedo darte más que gracias
y devolverte la cuota de escucha,
prometo re aprender de tus hazañas
porque como con una buena novela, padre mío,
De ti obtengo moralejas así sea la novena vez que te lea

Amarat

(En enero también es el cumpleaños de mi papá, y ya que le hice un poema a mamá, le tendía uno pendiente a él; mi relación con él es un tanto complicada, ambos tenemos pensamientos muy decididos y defendemos a muerte nuestras ideas -¡imaginarán la intensidad de esos debates!- pero hasta en esas disyuntivas, aprendo de él, así sea para reafirmar mis ideales o para cuestionarlos, lo quiero y admiro en demasía, agradezco tenerlo en mi vida. Feliz cumple Pa’)

que decir de ti.png

Travesía

Mi madre se ha quejado 
ha dicho que no le hago poesía 
cuando, cada hebra de su cabello lo es, 
cuando con su tacto, aplaca el incendio 
convirtiendo el invierno en primavera, 
transforma la nieve en caminitos de río 
 
cuando a su lado, recorrí travesías, 
un Pastoruri refleja su fortaleza, 
un tren al Tigre su aroma al ayer, 
ella es testigo de una Lima del 93, 
del sol posado en cumbres andinas 
y una errante de la sierra amazónica 
 
su historia trasciende fronteras, 
conociendo incluso Atenas,  
ha demostrado ser diosa 
de mi futuro impredecible, 
que, a pesar de las diferencias, 
que conllevan hallarnos nuestras 
 
a pesar de que, a veces, nos hemos  
hallado lejanas, como tú en Miami y   
yo, en un subterráneo de New York, 
te confieso, mi eterna admiración, 
a esos brazos llenos de gloria y ternura, 
te conozco mujer ejemplo, mujer luchadora 
 
no hay una pizca de ti, de la que no pueda  
sacar un poema, no hay filamento alguno 
que pase desapercibido de tu sendero
 

Pues, madre mía, qué mejor que versos 
y palabras que perecerán, que más que 
una vida de devoción, de besos y amor, 
yo te doy mi comprensión, te extiendo 
el entendimiento de años pasados y la 
paz de atardeceres venideros, juntas 
 
como cómplices de un destino incierto 
como compañeras que saben escuchar 
las mil conversaciones en los autobuses 
 
eres para mí, la contraposición a mis deseos,  
y por ello, mi complemento, mi dosis de cordura, 
recuerdo constante de responsabilidad, eres universo, 
eres el big bang, por ti, esta necesidad de escribir, por tu 
sonrisa inacabable, este temor de plasmarte insuficiente, pero 
de acuerdo, madre mía, si quieres escuchar, te hago esta y mil un poesías más 

Amarat

(Hoy, 01 de Enero, es el cumpleaños de mi mamá y hace como un mes, participé en un Slam de poesía, en el cual un concursante recitó un poema a su mamá, al día siguiente, resaltó lo mucho que le gustó, en su tono hallé cierta protesta jaja por lo que le hice este poema <3)

Gigante

He arribado en un planeta celeste,

desperté en las costillas de un gigante

dormido en curvas de la Vía Láctea,

perdido, persigue al sol que avanza

en el espacio hacia ninguna parte

perdido, avanza buscando mañanas

entre los bosques que se incendian,

entre metano que emiten glaciares;

no me encuentro entre engranajes,

nací libre como valles de la Sierra

o tal como los caudales en Grecia

me he sumergido en ríos y mares,

me he embriagado del cielo azul

oscuro, como lo que nos depara,

he flotado en fantasías, en promesas

de mejoría, para ver que, es un vil engaño,

nos extinguimos (y no lo estamos notando)

Amarat

(Hace días no posteo, este mes siempre resulta algo agitado pero igual quiero decir gracias por seguirme, disfruto leer sus comentarios y entrar en sus blogs y leer algunas similitudes y otros temas que me dejan intrigada, es grato compartir con ustedes, en comunidad, en fin, mis mejores deseos para este 2018 💙)

Kaleidoscopio

Presión ocular, molestia peculiar
                    me remontas a climas
                   cuyos tonos tornasoles
            me embargan de nostalgia

rastros de esferas volcánicas
 botes   de   pelotas   saltarinas
paso de cometas y purpurina

cuando el kaleidoscopio se atrofió
r o m p i e n d o s e e n p a r t e c i t a s
           a m a r i l l a s hacia la derecha
y  a z u l e s, desparramadas infinitas

un desastre a secas!
no siempre se preveen
circunstancias como ésta

a menos, claro,
lo hubiese movido
del sitio al cual lo
designé sin amparo

un rinconcito del quinto estante
acunado al lado de libros
a un
acantilado del piso 

Amarat

Crepuscular

no voy a escribirle al amor
jamás a ese tonto e idealizado amor,
en él que no creo nada (quizá poco)
no, ¡no le creo ni una pizca!
ya tuve de esos ¡cientos! amores
corrosivos, celosos, compulsivos

que son un anti-amor que
destruye muros fuertes,
que te obsesiona
te deja sin piso
con las defensas bajas,
no, tuve de ellos ¡miles!
ya amé con mi complacer y
dije sí cuando imploré un no

por lo que, este es el antídoto,
te entrego este queer-intento:
me descubro en debilidades
las convierto en fortaleza
en batallas conquistadas
no me rindo ni cedo sueños
amo con pasión, con deseo,
ya no con inseguridad
amo con mi pensamiento

te escojo y me escojo primero
me comparto y te consiento hacerlo
admito que me beses sin juramentos
que te quedes sin alientos
desbordado de afectos
¡no quiero darte nada!
sino mi aura etérea
momentánea, pasajera
yo no quiero una promesa
me basta con que me escojas
para compartir una tarde como esta 

Amarat

Soledad

Echados, en el mismo colchón
es cuando más te siento ausente
somos dos buques
marchando a la deriva

Devastando todo,
naufragamos, juntos,
directo hacia el olvido,
huracán que nos digiere

¿Cómo permitimos esta situación?
Quédate colgado en mis hombros
se esfuman tus manos en mi cintura
se van como los cerezos en el otoño

Nos adentramos a las marianas
son aguas profundas
nos mantienen sin aire
¡Suelta el ancla, ahora!

Formaciones rocosas te ocultan
te veo, pero no logro tocarte
un iceberg se interpone
mis pies no saltan

Así partimos, tesoro,
¡cómo he de extrañarte!
no sé cómo expresarlo
ni si tomas nota cuándo

porque, ya ves,
estás a mi lado
y así, acompañados,
la soledad es muy grande

Amarat

Rebelarte

Soy nube y galaxia   
un halo, un viaje, 
un rostro rebelde  
un extraterrestre 
 
curiosidad, melancolía, 
una fotografía, un otoño, 
soy ruido a veces silencio   
soy unos cuantos minutos 
 
una canción, una amistad 
unos previos, un problema   
un te quiero y un hasta luego  
soy una historia y sus secretos 
 
una distancia kilométrica  
una madrugada a solas
el músico de mis sueños   
la huella bajo la lluvia 
 
magia acorralada en un frasco:
escribo sublimes absurdo 
de un alma atrapada en
el mundo de concreto 
 
pensamiento creativo, 
lo extraviado de la fe, 
no vivo, no muero, 
solo ando por aquí

Amarat

Amo

No quiero un cubículo
no quiero una jefes
ni horarios de oficina
no quiero pasar la vida
detrás de un escritorio
que no me describe

no quiero perder la pasión
despertarme un solo día
sin amarlo por completo
sin llevarlo al extremo
no quiero servirle a alguien

producir un film ajeno
en el que no creo
no quiero hacer televisión
o la porquería que la suplanta
haciéndose llamar programas

no quiero venderme por unos dólares
ni traficar cuerpos para publicidad
ni rentar mis ideas para comer
con gusto viviré a las justas
escribiendo en calles ocultas

con gusto olvidaré mi nombre
me rendiré como un discípulo,
con gusto he de perder mis años
si se traducen en hacer lo que amo

Amarat

(No está demás decir que lamentablemente trabajar en lo que amamos, muchas veces queda en utopía, por lo que, a pesar de que trabajar para ganar dinero sea necesario, igual es indispensable buscar unos momentos para realizar nuestros sueños)